El futuro de un niño

0
29
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Adriana Heredia.-

Los tiempos han cambiado, la familia tradicional ha dado un giro impresionante con la conformación de una manera diferente, pero a final de cuentas familia, en donde a veces no existe alguno de los padres, donde a veces no existe ninguno, y donde los niños aprenden a decir mamá y papá a las parejas de sus padres biológicos, a sus tíos y a sus abuelos, pero también a personas que no llevan su sangre.

Atrás empieza a quedar aquella manera agresiva y hasta burlesca de referirse entre hermanos, enojados, jugando o simplemente como una expresión para hacerle ver que era el hijo menos querido, menos apreciado, el que por alguna razón extraña había llegado a formar parte de su familia, y la agresión era simplemente “eres adoptado”, ¿a caso es tan malo ser adoptado?.

Anteriormente los padres guardaban tan bien el secreto de la adopción, pues se realizaba también fuera de la ley, los infantes se registraban como hijos naturales cuando en realidad no habían sido concebidos por la madre que decidió tenerle con ella, ahora las leyes han cambiado y si bien es cierto han sido un tanto flexibles (no del todo), también buscan concientizar a quienes quieren realizar este acto de amor, que no importa que no lleven su sangre pues los nuevos miembros de la familia serán sus hijos por convicción y decisión propia.

En Tamaulipas por ejemplo, se llevan a cabo pláticas denominadas “hijos del corazón” de las cuales hablamos hace tiempo, en la última reunión acudieron más de sesenta y cinco parejas que tienen el deseo de tener un nuevo miembro en su familia a través de esta modalidad, pero las reuniones son precisamente para que conozcan los beneficios de la misma y analicen bien su decisión de iniciar con el trámite

El DIF Tamaulipas lleva cabo las conferencias con quienes están interesados en adoptar un pequeño (a veces no tan pequeño) con temas psicológicos y motivacionales que incluyen, el menor como punto de referencia, estilos de crianza, sensibilización, apego, auto regulación y motivación para la adopción, pues el programa que diseñaron en el organismo por el interés de la señora Mariana Gómez de García Cabeza de Vaca fue precisamente para que los nuevos padres estén seguros de la responsabilidad que van a adquirir al iniciar el trámite de adopción.

El haz de este reflector indica que las adopciones se han dado desde décadas atrás, sin embargo hoy en día son más comunes no solo para las parejas que no han podido concebir, si no para quienes ya teniendo uno o más hijos deciden dar amor y educación a un nuevo miembro de la familia a quien ven como propio, pues es hijo de su corazón.

[email protected]

Twitter:@adriana_heredia

Facebook: @adrianaherediaperiodista

Comentarios