No me amenaces

0
116
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Mauricio Zapata.-

Sucedió en la pasada sesión del Congreso del Estado.

La plenaria se llevaba a cabo con normalidad. En la Tribuna un diputado del PAN leía una iniciativa intrascendente.

Los demás legisladores estaban en lo suyo: viendo hacia el infinito.

En galerías los asesores le cerraron el ojo y la diputada asintió.

Entonces, la (todavía) morenista Carmen Lilia Canturosas se levantó de su curul y se dirigió a la de su compañera (por decirle de algún modo) Edna López Rivera, que leía un papel.

La de Nuevo Laredo, si bien quiso verse discreta y no hizo muchos aspavientos, en su rostro se le notaba molestia. Tenía los ojos saltados y hasta le temblaba el labio.

Y entonces comenzaron los reclamos.

Una legisladora que estaba a lado se sorprendió y de reojo veía lo sucedido.

Carmen Lilia seguía con los reclamos y parecía que subían de tono.

Edna solo veía, trataba de no engancharse, pero en su cara se le veía que ya se estaba enojando. Estaba sentada en su curul.

El diputado Eliud estaba a la expectativa. De lejos Gerardo Peña observaba de reojo.

La discusión ya no se podía disimular.

Edna no aguantó y le contestó algo. No se escuchaba lo que decían, pero sí se notaba que estaban discutiendo y que los ánimos se estaban caldeando, tanto así que comenzó a llamar la atención del resto de los legisladores.

El problema interno en la bancada de Morena sigue. Ambas diputadas se dicen coordinadoras de la fracción parlamentaria y, legalmente, las dos tienen los argumentos para serlo. La Ley indica que el coordinador debe ser nombrado por el dirigente de su partido, y las dos lo tienen. Una de la nacional y la otra de la estatal.

En la Junta de Coordinación Política prefieren consensar y trabajar con la que más disposición tiene.

La discusión entre Edna y Carmen Lilia puede pasar a mayores, porque la segunda le hizo un aspaviento y una mueca, quizás fuerte porque cuando se retiró de la curul de Edna a esta última se le leyeron los labios en donde claramente le dijo: “no me amenaces”.

La división interna les va a pesar mucho y el tema debe solucionarse ya, pero parece que en este partido nadie manda en Tamaulipas dejándole a panistas y hasta a priistas el camino libre.

 

EN CINCO PALABRAS.- Carmen Lilia llevaba su porra.

 

PUNTO FINAL.- “Ganar un proceso es adquirir una gallina y perder una vaca”: Proverbio Chino.

 

Twitter: @Mauri_Zapata

 

Comentarios