Una defensa, antes de un ataque, siempre es buena

0
21
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Mariano Báez Aguilar.-

“Quisiera que el sexo femenino tuviera sólo una boca para besar a todas las mujeres a la vez”

MUJERES

 

Sor Juana adelanta: “¿Para qué os espantáis/de la culpa que tenéis/Queredlas cual las hacéis,/ o hacedlas cual las buscáis”.

Entre nosotros no hay enemistad con las mujeres, ni somos misóginos. Un pensador las ha llamado justamente: “las más bellas mitades del mundo, la admiración de la otra mitad, el encanto de los corazones y la delicia de los ojos”.

Pero hay quienes despotrican de todo.

Veamos:

Salomón: “entre las cosas malas, la peor es la mala mujer”.

Mme, de Jaouza: “Las mujeres dicen que son demasiado jóvenes para estudiar, hasta el día en que se creen demasiado viejas para aprender”.

Philón: “La mujer es un hombre imperfecto”.

Sofía Aranuld: “Hay mujeres que consideran a los amantes como naipes; juegan con ellos por algún tiempo, los rechazan luego, piden otros nuevos y acaban por perder con éstos cuanto habían ganado con los primeros”.

Anónimo: “Eres una y eres dos/eres tres y eres cuarenta; /eres la iglesia mayor/donde todo mundo entra”.

Eurípides: “Se ha encontrado un remedio para aplicarlo a las mordeduras de las bestias feroces y de las serpientes; pero contra la mujer, que es un mal peor que el incendio y la víbora, no se halló hasta el presente ningún remedio”.

Anónimo: “Las mujeres valdrían más si dieran a su espíritu la mitad de los cuidados que dedican a sus rostros”.

Nietzche: “Cuando a una mujer le da por la literatura, es indicio de que tiene algún defecto en su sexualidad”.

Plauto: “No hay que elegir entre las mujeres; ninguna vale nada”.

Niñón de Lencios: “Cuando las mujeres han pasado de los 20 años, lo primero que olvidan es la edad; cuando llegan a los 40 ya han perdido el recuerdo de ellas”.

M.F. González: “No hay nada más valiente, ni más fuerte ni más cruel que una mujer cuando olvida su sexo”.

Juan de Iriarte: “Mujer hermosa no espero/encontrar sin tacha humana./ Eva tuvo su manzana,/ y las demás tienen su pero”.

Cicerón: Sin las mujeres, los hombres hubieran conversado con los dioses”.

San Jerónimo: “Una mujer buena es más rara que un ave fénix”.

San Pedro: “Cuando oigo hablar de una mujer, huyo de ella como de una víbora”.

Jacinto Benavente: “Queréis ser agradable a las mujeres? Hablad a las honradas con la misma libertad con que hablarías a las que no lo son, con el mismo respeto que si lo fueran”.

Bueno, en la viña del Señor hay de todo. Por lo pronto: “Queredlas cual las hacéis, /o hacedlas cual las buscáis”…

 

Comentarios