El caótico desfile

0
113
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Mauricio Zapata.-

Para la mayoría de los muchachos que participan en el desfile deportivo del 20 de noviembre, ya dejó de ser un honor y se convirtió en un horror.

No participan por convicción, sino por obligación… por obligación de los maestros que les dicen que si no lo hacen les quitan puntos de una materia.

Y entonces van y solo cumplen.

Y lo hacen con caras largas, molestos, sin gallardía, sin ganas, pues.

Eso es por un lado.

Por el otro, la verdad es que sigue siendo caótico que lo organicen en la principal avenida de la ciudad… o de las ciudades.

Desde hace ya varios años, cuando se implementaron los famosos “fines de semana largos”, el mero día que se recuerda el inicio de la Revolución, deja de ser festivo y es laboral.

Ayer lo fue. Y entonces el tráfico por esa zona desde muy temprano fue todo un caos. Las escuelas, los centros laborales, los bancos, los comercios de esa calle prácticamente quedaron paralizados.

Cierto, avisan con tiempo (un día), pero las calles alternas se llenan de coches, y al menos en Victoria, la gente sigue sin saber manejar con tanto tráfico y se desespera rápido.

En anteriores administraciones usaron la calle Carrera Torres, otra vía importante, que además de cortar la circulación de oriente a poniente, también era un impedimento para cruzar la ciudad de norte a sur.

Es decir, es histórico que el día del desfile la ciudad se vuelva un caos, no obstante que antes, sí era festivo el día 20.

El asunto no es que se cancelen los desfiles, no. Para nada.

Lo que creo es que debe haber otra alternativa. Por ejemplo el Parque Bicentenario. Que usen el Bulevar desde la Avenida La Paz hasta el recinto ferial. Usando para el templete solo parte del estacionamiento.

Otra alternativa sería el planetario o la Calzada Tamatán a la altura del Libramiento, entre otras opciones.

Vaya, que se evite tanto caos y que se piense en todos los sectores.

Entre tanto, durante medio día se paralizó una parte importante de la ciudad sin que trajera un beneficio importante.

EN CINCO PALABRAS.- Es solo una simple propuesta.

PUNTO FINAL.- “Lo que quiere el sabio, lo busca en sí mismo; el vulgo, lo busca en los demás”: Confucio.

Twitter: @Mauri_Zapata

Comentarios