Tamaulipas sin defensa

0
122
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Mauricio Zapata.-

La madrugada del viernes se aprobó en lo general el Presupuesto de Egresos de la Federación para el año que entra en donde Tamaulipas tuvo una ligera disminución con respecto al 2019.

Para los muy, pero muy optimistas, fue un incremento, ligero, pero aumento al fin.

Para los pesimistas, fue el acabóse.

Pero para los realistas, se estancó. Y es que en términos inflacionarios, prácticamente fue menos. Digamos que quedó en ceros, estancado, casi igual a este año.

Lo cierto es que de los once legisladores federales que representan a la entidad, ninguno tuvo la osadía de defender el dinero, no del Gobierno estatal, sino de los tamaulipecos.

Nadie supo defenderlo ni gestionar más lana (los alcaldes tocando la puerta Mariana de Palacio Nacional no cuenta, porque ahí no se gestiona ni se defiende).

Veamos: Esta entidad tiene seis legisladores dentro del bloque mayoritario, quienes pudieron haber hecho algo, pero no, les ordenaron que no le movieran nada, y cumplieron con la instrucción de su jefe político.

El más cercano es Erasmo González Robledo, que salió en todas las fotos e imágenes de aquella sesión, pero no intervino cuando lo pudo haber hecho; solo debatió, pero en defensa de su bancada, no de Tamaulipas.

Olga Sosa, Juliana Elizondo, Adriana Lozano, Armando Zertuche y Héctor Villegas, simplemente acataron la orden y no fueron para pedir más dinero para la población de esta entidad.

De los panistas mejor ni hablamos, porque tampoco hicieron nada. Es más, prefirieron no ir a la sesión. Decidieron también obedecer a su cúpula y no poner la frente por la ciudadanía que representan. Muy duros para tuitear, pero muy suaves para subirse a la tribuna o para gestionar. Entiendo que la mayoría no iba a ceder, pero los panistas tamaulipecos ni el intento hicieron.

Quedan dos, pero de bancadas minoritarias. Uno de ellos es Mario Ramos, si bien poco podía hacer, al menos sí intentó algunas gestiones, pero no fructificaron.

La otra es la priista Mariana Rodríguez Mier y Terán, que subió, debatió, peleó y, en redes, también estableció criterios. Pero, igual, de nada le sirvió.

Así, de once legisladores, ninguno pudo o quiso hacer algo para defender la lana de los tamaulipecos y el 2020 será un año complejo para esta entidad.

Ni hablar. Simplemente a Tamaulipas no hay quién lo defienda de la 4T.

EN CINCO PALABRAS.- Ya ni el Chapulín Colorado.

PUNTO FINAL.- La ley del desencanto: la más cruel de las leyes de la naturaleza humana.

Twitter: @Mauri_Zapata

Comentarios