#TalentosTamaulipecos: Nerea; contando su propia historia

0
441
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Valeria Maldonado.-

Para Nerea Alejandra Ramírez Castillo de 28 años, el contar historias siempre ha sido parte importante de su vida. Tan es así que esta pasión la ha llevado a trascender barreras y ser reconocida por su talento a la hora de poner experiencias en papel (o documento de word) fuera del país.

Quien egresó de la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT), platicó sobre de dónde nace este interés en la escritura y cómo es que a través de ella ha logrado cumplir varios de sus sueños como el viajar a Corea, y representar dignamente a nuestro Estado.

“Mi gusto por la escritura surge de muy chica, cuando estaba en la primaria me gustaba leer, lo típico como los libros de ‘Harry Potter’ que me gustaban mucho, los leí todos, en cuarto o quinto de primaria leía los librotes y de ahí fui leyendo otras cosas. Me fui volviendo un poco más exigente en lo que leía pero a mí lo que más me gustaba era contar historias, más que la escritura, era contar una historia”, comentó

Pese a que ella misma no se considera tanto una escritora sino una contadora de historias, Nerea mostró su talento por esta materia desde su adolescencia pues durante su época de estudiante de Secundaria participó en concurso de cuento y de calaveritas, siendo estos últimos sus favoritos. Posteriormente, en el Cbtis llegó a ganar concursos gracias a su buena ortografía.

Una vez que ingresó a la UAT, siguió buscando la manera de contar todas esas ideas que tenía en la cabeza por lo que se unió a un Cineclub de la Facultad donde estudiaba; “me metí por las historias que se podían contar aunque casi nunca mis guiones fueron seleccionados, pero a mi lo que me gustaba era poder contar historias y ahí aprendí a contarlas desde muchas perspectivas”, dijo.

Actualmente, Nerea está realizando una Maestría en Dirección Empresarial con énfasis en la Mercadotecnia en la Facultad de Comercio de la universidad antes mencionada al mismo tiempo que explota su gusto por la escritura, aunque con menos periodicidad que antes, en una página llamada Korea.net como parte de reporteros honorarios y por la cual fue premiada hace unas semanas en dicho país asiático.

“Ahorita la forma en la que estoy explotando mi gusto por escribir y contar historias es al estar colaborando en un programa de reporteros honorarios que tiene el Gobierno de Corea a través de la página Korea.net… ahí cada año seleccionan un grupo de personas con gusto por la escritura que quieran escribir artículos sobre cultura coreana y yo soy parte de este grupo a nivel mundial”, indicó.

“Este año en español somos 138 personas escribiendo, yo fui parte de la primera generación de escritores en español, el proyecto creo que ya lleva once años y hasta el 2018 fue que empezaron en español y yo fui de la primera generación. Me gusta mucho decirlo y con mucho orgullo porque soy la única tamaulipeca y la única del norte del país que está trabajando en este proyecto”, añadió.

Fue el pasado 24 de octubre cuando Nerea recibió el premio a la excelencia en Reporteros Honorarios de manos del director del Korean Culture and Information Service, el señor Kim Tae Hoon. Mérito que logró a solo un años de haber ingresado a dicho programa y con la “desventaja” de no tener muchas opciones de dónde sacar contenido para sus publicaciones.

“Mucha gente que es parte de los reporteros honorarios lo que hacen es cubrir eventos del Centro Cultural Coreano que está en México pero aquí a Ciudad Victoria no llegan esas actividades, lo único que existe asiático y coreano en específico son las artes marciales. Entonces aquí no hay mucho que cubrir y eso me representó un reto… eso fue mi ventaja competitiva, que al no tener el acceso tenía que ingeniármelas para hacer contenido nuevo”, explicó.

“Realmente me siento muy orgullosa por mi Estado y la ciudad en la que nací porque a pesar de que competía con personas de otros países y que incluso hablan coreano, me sentí muy orgullosa de estar ahí y de decir soy tamaulipeca, soy de Ciudad Victoria y aquí estoy. Eso para mi me llenó de mucho orgullo. Aparte Seúl es una ciudad muy bonita y tranquila y está rodeada de montañas entonces cuando llegué me sentía en casa porque era como si estuviera en un Ciudad Victoria, rodeada por montañas”, finalizó.