Despertó el gigante

0
25
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

TORREÓN, Coahuila. Diciembre 1 (Notimex)

El equipo de Monterrey logró su boleto a las semifinales del torneo Apertura 2019 de la Liga MX al empatar 1-1 (6-3 global) a Santos Laguna que sufrió la «maldición del superlíder», en la vuelta de cuartos de final.

El uruguayo Brian Lozano adelantó a los de la Comarca Lagunera al minuto 19, mientras el holandés Vincent Janssen logró la paridad, al 57 de este duelo disputado en el estadio Corona TSM.

Los de la “Sultana del Norte” se podrían ver en la siguiente fase con Tigres de la UANL si este termina la obra que comenzaron ante América, pero si los capitalinos remontan, su rival sería Necaxa.

El triunfo por de 5-2 en el primer capítulo de esta serie marcó por completo lo que sería este segundo duelo, en el que los de casa necesitaban una remontada épica. El problema no era su capacidad ofensiva, sino que el rival sabe muy bien jugar estas instancias, más con alguien como el argentino Antonio Mohamed en el banquillo.

Más allá de ese deseo por ir al frente y acortar distancias, a los de casa les costó imponer condiciones y generar ocasiones de gol, por lo que fue una acción individual la que le permitió terminar con el cero e ilusionarse con la voltereta.

Todo se originó en los pies del uruguayo Brian Lozano, quien tomó un balón por izquierda y se cortó al centro para prender un disparo potente que se coló pegado al poste, el cual dejó parado al portero argentino Marcelo Barovero. 1-0 al minuto 19 (3-5 global).

Y al minuto 45 el “Trapito” salvó a su equipo de la segunda anotación, al meterle la mano a un cabezazo picado del brasileño Matheus Doria, que aunque no llevaba potencia, sí una buena colocación.

Rayados esperaba un descuido en el espacio largo, para prácticamente finiquitar la serie y este llegó en el complemento, en un tiro de esquina mal ejecutado que tomó el colombiano Dorlan Pabón para servir por izquierda a Jesús Gallardo.

El exjugador de Pumas de la UNAM realizó un control perfecto para observar la llegada de Vincent Janssen en el sector contrario al que sirvió, para que el holandés la pusiera adentro de los tres palos, gol que en primera instancia se anuló por fuera de lugar, pero tras ser revisado por el VAR, se dio por bueno al minuto 57.

El 1-1 (6-3 global) fue un golpe letal para los de Coahuila, que pese a que nunca dejaron de ir al frente, carecieron de argumentos para lograr la proeza ante un Monterrey que, contra muchos pronósticos, ya está en la antesala de la final.

 

Comentarios