Surgió el campeón

0
18
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Rubén Jasso.-

Convertido en amo y dueño del partido, sobre todo en la segunda mitad ante un rival que de a poco empezó a desfondarse, el equipo de Centteck superó por marcador de 3-0 a Obrera Jr. en la final de vuelta del Torneo de Futbol del Planetario para establecer un global de 4-0 y así conquistar el título de Liga en el certamen que coordina Nicole Smith.

El encuentro de vuelta se disputó el miércoles por la noche en medio de un buen ambiente en la tribuna, encargándose de dirigir las acciones el silbante Luis Enrique Mendoza, quien hizo bien su trabajo.

Los ahora monarcas llegaban con la ventaja de 1-0 lograda en la ida, de manera que los azulcremas eran los obligados a realizar “el gasto” en busca de la anotación que los metiera de nuevo a la pelea.

Sin embargo, la defensiva de Centteck se agrupó bien y no concedió espacios por más intentos que hacían los atacantes de la Obrera Jr., llegando al descanso con el empate a cero.

En la parte complementaria el conjunto de Centteck fue el que tuvo el control del esférico de una manera ya muy clara y logró reflejar esa condición en el marcador cuando Armando “El Canelo” Ramos mandó el balón al fondo de la portería de Roberto Pizaña ante el desconcierto de los azulcremas.

La segunda anotación llegaría al minuto 15 por medio de Edson Ahumada y prácticamente en la última jugada aparecería Edwin García para empujar la pelota ante el marco descubierto tras un contragolpe para poner el 3-0 y sentenciar el encuentro con un acumulado de cuatro goles a cero.

Al final Nicole Smith se encargó de premiar con su respectivo a los dos equipos, además de hacer entrega de un atractivo premio en efectivo, mencionando que la próxima semana el conjunto de Centteck se medirá por el título de campeón de campeones al Deportivo Castillo.

Los campeones son, Édgar Peña, Omar Olazarán, Edwin García, Leobardo Alcocer, Edson Ahumada, Pedro Porras, Eliud Arriaga, Eduardo Reyna, Alejandro Córdova, Armando Ramos, José Zúñiga y Hugo de la Rosa.

Comentarios