Respuesta de migrantes a reubicación fue negativa

0
43
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Arely López Galicia.-

MATAMOROS, Tam.- Luego de que desde el pasado viernes comenzaran a instalarse carpas enormes para poder reubicar a los más de mil migrantes que se encuentran en las inmediaciones del Puente Nuevo en Matamoros, pocos fueron los migrantes que aceptaron durante este fin de semana a reubicarse a este nuevo campamento instalado por el Gobierno federal a través del Instituto Nacional de Migración.

Desde temprana hora del sábado, llegó un grupo de personas que pertenecen al programa de “Jóvenes Construyendo el Futuro” para invitar a esta comunidad a que se movieran a las carpas que fueron instaladas entre el río Bravo, pero pocos aceptaron hacerlo.

Esto a pesar de contar con la presencia de la Guardia Nacional, elementos de la Secretaría de Marina y Protección Civil, quienes colaboraron con la reubicación de los migrantes que se encuentran invadiendo la explanada y la plaza del Puente nuevo Internacional de Matamoros.

Algunas familias migrantes sí aceptaron la invitación por parte del Gobierno federal, sin embargo, algunos más, en su mayoría de origen hondureño se negaron a moverse de donde estaban, argumentando que ellos quieren estar en un lugar con piso de concreto y no estar sobre la tierra del bordo.

A pesar de la negativa que han tenido los migrantes Enrique Maciel Cervantes, delegado del Instituto Tamaulipeco del Migrante, afirmó que durante estos días se ha estado platicando con ellos y explicándoles que no tendrán restricciones de que no puedan salir, como ellos están pensando y por eso no se quieren ir a este nuevo campamento.

“Definitivamente van a estar más cómodos y con más comodidades en el nuevo campamento que les ha instalado el gobierno federal, en dónde la única intención es desalojar la explanada de la Puerta Mexico y la plaza que se encuentran cercanas al Puente Nuevo y que todos los migrantes estén concentrados hacia el borde del Río, donde ellos mismos empezaron a instalarse y esperamos sigan haciéndolo en estos días”, dijo.

Destacó que con este programa de ayuda que trae el Gobierno y la coordinación de las asociaciones civiles tanto mexicanas como americanas, se les brindarán servicios de comida, médicos, así como donación de ropa, y otros artículos, señaló.

Además de que tendrán vigilancia por parte de Protección Civil municipal, Instituto Nacional de Migración y la Guardia Nacional, como lo han venido pidiendo, al sentirse inseguros de acuerdo a lo que dicen los mismos migrantes.

Maciel Cervantes, finalizó que es posible que se tarden algunos días en reubicar a todos los migrantes de esta zona, pero esperan que finalmente todos se muevan al nuevo campamento, para que se tenga un mayor control, considerando que había quejas en el sentido de que se presentaba consumo de alcohol y drogas entre esta comunidad migrante.

Cabe señalar que en este nuevo campamento que cuenta con regaderas, energía eléctrica, y otros servicios, se pretende colocar a las poco más de mil 500 personas que se encuentran varadas en este cruce internacional en espera de recibir el asilo por parte de Estados Unidos.

 

Comentarios