Su madre lo abandonó en la basura, pero logró tener éxito

Freddie Figgers, actualmente tiene 30 años y es el CEO de una compañía valuada en 62 millones de dólares, la cual comenzó siendo un adolescente

0
195
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

En esta vida no todo se trata de las circunstancias en que nacimos, sino de qué es lo que hacemos con el tiempo que nos dan. Y la historia de este hombre nos demuestra que podemos venir del peor lugar, pero trabajando y esforzándonos lo suficientemente podemos terminar haciendo muchos de nuestros sueños realidad.

Freddie Figgers, actualmente tiene 30 años y es el CEO de una compañía valuada en 62 millones de dólares, la cual comenzó siendo un adolescente. También posee 4 patentes y ha estado incursionando en la tecnología e inventando cosas nuevas desde que era pequeño.

Está demostrado que nacer en una situación privilegiada no siempre nos garantiza el éxito, más bien, cualquiera puede hacer cosas que nos lleven al éxito, todo a través de la fuerza de voluntad y la disciplina.

Nació en Quincy, Florida, Figgers y fue abandonado en un contenedor de basura por su madre justo después de su llegada a este mundo, pero fue adoptado por Nathan y Betty Figgers cuando solo tenía dos días.

Es fundador y CEO de Figgers Communication, Figgers ha estado inventando e innovando desde su infancia. Cuando tenía 9 años, obtuvo su primera computadora que arregló y comenzó a funcionar. A los 12 años, ya trabajaba como técnico en informática.

A la edad de 15 años comenzó una empresa de computación en la nube. Y cuando a su padre le diagnosticaron Alzheimer, construyó un zapato con un rastreador GPS y comunicación bidireccional.

Figgers señaló a los medios “Podría levantar el teléfono y decir: ‘Hola papá, ¿dónde estás?’ y él no tiene que hacer nada, simplemente inclinarse y hablar a su zapato mientras puedo rastrear su ubicación”. “Ese programa fue muy exitoso y tuve una compañía que me contactó fuera de Kansas y me compraron el programa por $ 2.2 millones”.

Usó el dinero para fundar Figgers Communication. A los 24 años, Figgers había construido y diseñado 80 programas de software personalizados. Además de tener una mente brillante y una ética de trabajo increíble, también tiene un corazón de oro.

Patrocina programas juveniles, ofrece becas universitarias a estudiantes de último año de secundaria, paga las facturas de las personas mayores y ayuda a rescatar hogares en ejecuciones hipotecarias.

Figgers mencionó a los medios que “Creo en convertir el cuidado en acción, y si veo un problema, encuentro una solución para lograr un impacto que cambie la vida de alguien”. “Voy a impactar en este mundo y cambiaré hoy para un mañana mejor porque el dinero no es más que una herramienta, pero con esa herramienta, podemos impactar y cambiar la vida de las personas comunes creando oportunidades”.

Freddie es sin duda un gran ejemplo de superación y positivismo, y esperamos que siga marcando un ejemplo en la sociedad.

Con información de: nation.com

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Disminuye en Victoria número de padres que abandonan a sus familias

Comentarios