Una pequeña reflexión

0
63
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Ricardo Gaviño.-

Estamos viviendo uno de las épocas más importantes del año, la Navidad.  Un espacio en el que aprovechamos reunirnos con nuestros familiares, amigos y compañeros de trabajo para celebrar las posadas. También es un momento en el que las compañía y las marcas explotan su creatividad al máximo para seducirnos con sus “descuentos navideños” y las “compras de fin de año”.

 

Por otro lado, quisiera hacerles una pequeña reflexión sobre lo que representa para mí esta época y lo que veo que está sucediendo a mi alrededor.

 

Es el tiempo principalmente para agradecer lo afortunado que puedo ser. Es un momento en mi vida en el que puedo hacer una pausa y voltear hacia atrás para darme cuenta de mis errores y los aciertos en este año que está apunto de cerrar. Un época en la que la nostalgia me puede llegar a invadir para darme cuenta que no me di el tiempo suficiente para saborear cada instante de mi vida y que una vez más, dejé pasar el tiempo y la palabra que predomina en mi cabeza es la de “hubiera”.

 

¿Qué es lo que veo a mi alrededor?…

 

Veo a una sociedad que se llena de presiones económicas en estos días. Tal parece que la compra de árboles, decoraciones, fiestas y regalos es la verdadera esencia de la Navidad. Los padres de familia se les ha olvidado por completo que los regalos muchas veces son cosas que no se pueden adquirir en una tienda. Y lo más importante, que ese mensaje pueda transmitirse a estas nuevas generaciones.

 

Si queremos tener una mejor familia y vivir en una mejor sociedad, es primordial que empecemos por nosotros mismos. Aprovechemos estas vísperas para meditar sobre aquello que tenemos que cambiar y aspectos que hay que mejorar. Entendamos que nunca es tarde para ser mejores personas y que es nuestra responsabilidad  brindarle al mundo la mejor versión de nosotros.

 

Ya tenemos el pretexto perfecto para ser mejores, ¡aprovechemos y disfrutemos!… ¡Feliz Navidad!

 

Comentarios