Tiempo aproximado de lectura: < 1 minuto

Poppy Leight, es una chica de 13 años que quiso asistir a su último día de clases con un aspecto festivo, por lo que le pidió a su madre formar un árbol de Navidad con su largo cabello.

Los hechos se dieron el pasado jueves 19 de diciembre en Manchester, Inglaterra, en donde la madre, con la ayuda de una botella vacía le levantó el cabello a su hija y después le instaló luces navideñas para replicar a un árbol de Navidad.

Sin embargo, al llegar a la escuela, la Manchester Healthy Academi, un maestro explicó que el peinado era impropio para la institución, por lo que le pidió a la joven deshacerse del peinado o irse a su casa, Poppy, al ser una estudiante ejemplar, se quitó el peinado.

«Estoy algo enojada. Era solo algo de diversión y espíritu navideño antes de que saliera de la escuela el día siguiente», dijo su madre Christie, muy molesta por la decisión del plantel educativo.

«La academia tiene las más altas expectativas acerca del uniforme y las enseñanzas, y toda esta semana los estudiantes estuvieron concentrados en aprender. La chica involucrada en este evento es una maravillosa estudiante, y aunque fue un peinado verdaderamente creativo, era, desafortunadamente, inapropiado para la escuela», aclaró Keven Green, director de la escuela.

Con Información de: AM