Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Rogelio Rodríguez Mendoza

Cd. Victoria, Tam. – El embargo de maquinaria, y otros bienes, a agricultores tamaulipecos endeudados, es un problema que se ha venido agravando en las últimas semanas, aseguró el diputado local del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Florentino Sáenz Cobos.

“Los dueños de las bodegas de acopio y otros intermediarios han incrementado el decomiso de maquinaria y otros bienes a productores que saben que ya no les van a pagar lo que les prestaron. Es una situación que se ha venido agravando” dijo el también exdirigente de la Confederación Nacional Campesina (CNC).

Señaló que hay preocupación entre los productores del campo porque la situación luce más complicada para el 2020, sobre todo porque el Gobierno federal desapareció alrededor de 20 programas de subsidio.

“Ya no hay ingreso objetivo ni incentivos para la cobertura de precios, lo cual propicia que no haya quien quiera prestar dinero a los productores” mencionó.

Admitió que, por esa razón, miles de hectáreas se están quedando sin sembrar en el ciclo Otoño-Invierno 2019-2020.

Coincidió con la denuncia del presidente de la Unión Regional Agrícola del Norte (URAN), Agustín Hernández Cardona, en el sentido de que más de 200 mil hectáreas se quedarán sin habilitar por falta de recursos económicos de sus propietarios.

“Se estima que un 30 por ciento de las tierras se quedarán sin sembrar, pero esperamos que el porcentaje no sea mayor” indicó.

Sáenz Cobos acusó al Gobierno federal de carecer de argumentos válidos para reducir los apoyos al campo, particularmente a la agricultura y ganadería.

“En el caso de Tamaulipas estos recortes traerán mucho daño a la agricultura. El perjuicio es inevitable. Viene un año muy complicado” indicó.

A todo ello hay que sumarle las adversas condiciones climáticas que han venido imperando, y que golpean principalmente a las cerca de 500 mil hectáreas de temporal que existen en el Estado.