Tiempo aproximado de lectura: 5 minutos

México 16 Dic (Notimex). – La desafiliación de los Tiburones Rojos de Veracruz de la Federación Mexicana de Futbol (FMF), fue la culminación de la crisis deportiva, económica y futbolística, que inició con la racha de más un año sin ganar en la Liga MX.

Con 41 cotejos sin victoria, rompieron todas las marcas del futbol mexicano en ese departamento y superaron a los Indios de Ciudad Juárez, escuadra que ligó 27 encuentros sin sumar de a tres puntos, pero se quedaron a dos de la nada honrosa cifra de 43 que ostenta el FC Chernomorets Burgas, de Bulgaria.

La racha duró desde la jornada siete del torneo Apertura 2018 hasta la fecha 16 del Apertura 2019, lapso en el que los Tiburones recibieron 94 goles, la mayoría de ellos recayeron en el arco que defendió el joven guardameta Sebastián Jurado, quien se ganó la titularidad en la recta final del 2018, luego de la necesidad de cumplir la regla 20/11 de la Liga MX.

El inicio de la debacle

Fue durante la jornada siete del torneo Apertura 2018, cuando los “Escualos” registraron su última victoria al derrotar por la mínima diferencia a los Xolos de Tijuana, el 25 de agosto, sobre el césped del estadio Luis “Pirata” Fuente, resultado que marcó el inicio de una época oscura.

El técnico mexicano Hugo Chávez fue el hombre que dirigió ese triunfo, en el que Diego Chávez consiguió el tanto de los tres puntos con un remate de cabeza dentro del área al minuto siete, para vencer al portero Gibran Lajud.

En aquel plantel del Veracruz figuraban jugadores como el guardameta peruano Pedro Gallese, el chileno Bryan Carrasco, el colombiano Jefferson Murillo, los mexicanos José Rivas y Carlos Esquivel, así como el argentino Cristian Menéndez, quien se mantuvo en el club hasta su reciente desafiliación.

Luego del triunfo, sólo consiguieron tres empates y cayeron en siete encuentros, resultados con los que sumaron tres puntos de 30 en disputa.

En esa edición, el equipo jarocho terminó en el fondo de la clasificación con apenas ocho unidades en 17 cotejos, de los cuales perdieron en 11, empataron en cuatro y sólo ganaron dos, cifras que los condenaron al fondo de la tabla de cociente.

También fueron la peor defensiva del certamen con 40 goles recibidos, lo que da un promedio de 2.35 tantos en contra por partido, anotaron 17 anotados y se quedaron con una diferencia de -23.

Para el Clausura 2019 y con el uruguayo Robert Dante Siboldi en el banquillo, la historia de los jarochos empeoró, si bien iniciaron con un empate sin goles ante los Pumas de la UNAM, perdieron contra rivales directos por la salvación, entre ellos, Lobos BUAP, Puebla y Querétaro.

Además de los valiosos puntos que dejaron ir, recibieron una de las goleadas más escandalosas en la historia del balompié mexicano, tras caer 9-2 ante Pachuca en la jornada 14 como visitantes, acontecimiento que confirmaba su accionar de cara a la recta final de ese semestre.

Una vez más, el Veracruz terminó en el fondo de la tabla general, sin una sola unidad en su cuenta, luego que la Comisión Disciplinaria de la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA) le impusiera una sanción de reducción de seis puntos, castigo inédito en la Liga MX.

El descenso más rápido

Por si fuera poco, también se convirtió en el club que consumó su descenso más rápido, luego de caer 2-0 ante el Club León en la jornada 11 del Clausura 2019, descalabro con el que volvieron a superar otro récord de los Indios de Juárez.

Como una venganza, los “Esmeraldas” devolvieron el favor que Veracruz le había hecho en el Verano 2002, cuando cayeron 3-1 ante ellos para irse a la entonces llamada Primera A.

El chileno Jean Meneses y el mexicano José Juan Macías, fueron los encargados de mandar a los pupilos de Siboldi al Ascenso MX, acontecimiento que evitó Fidel Kuri Grajales, propietario del Veracruz.

Kuri pagó la penalización de 120 millones de pesos a la FMF para mantenerse en la primera división, gasto que poco sirvió para la causa jarocha, ya que en el torneo consecuente su realidad fue la misma; continuaron con los empates y derrotas, algunas por goleadas.

Gracias a lo anterior y con el ascenso de Atlético San Luis, escuadra que ganó su lugar en la Primera División deportivamente, el Apertura 2019 se jugó con 19 equipos.

Regresa el triunfo; se consuma el adiós

En medio de todas sus crisis y polémica por su permanencia en el máximo circuito, así como la falta de pago a sus jugadores, los Tiburones iniciaron el Apertura 2019 en la jornada dos con Enrique Meza como el técnico, al que se encomendó conseguir el primer triunfo en más de un año.

Con un empate a tres tantos contra Pachuca, se perfilaban a mejorar su panorama, sin embargo, sólo fue un espejismo, puesto que para la fecha tres fueron goleados 7-0 por Necaxa.

Sumaron cinco derrotas más, por lo que Meza terminó por dejar el equipo luego de la goleada de 5-0 a manos de Gallos Blancos de Querétaro y el encuentro ante Morelia lo enfrentaron sin estratega.

El 4 de septiembre, Enrique López Zarza llegó en sustitución del “Ojitos” y, nuevamente, parecía que el cambio de timonel le vendría bien al conjunto escualos, ya que en su primer cotejo al frente consiguió la igualada ante Cruz Azul, equipo que presumía una nómina alta.

La situación deportiva y la crisis por la falta de sueldos a los trabajadores y todas las plantillas del club explotaron previo a la jornada 14, cuando los elementos del primer equipo hicieron un llamado de apoyo a sus colegas de la Liga por medio de redes sociales.

En el inicio de dicha fecha, recibieron a Tigres UANL, partido en el que protestaron en contra de su directiva por la falta de pagos y no jugaron los primeros tres minutos, situación que aprovecharon los felinos para meter dos goles ante la sorpresa de todos, ya que previamente se había acordado no disputar el balón en ese lapso.

Luego de un descalabro más, los futbolistas escualos, encabezados por su capitán, el defensa Carlos Salcido, quien fungió como porta voz, se manifestaron y denunciaron su situación dentro del club, además de arremeter por la falta de apoyo del cuadro regio.

Tras un penoso episodio más, llegó la ansiada victoria, cuando vencieron por la mínima diferencia al Puebla, en su casa y ante su afición, este resultado también representó el primer triunfo en Primera División del joven guardameta, Sebastián Jurado.

El atacante inglés Colin Kazim Richards fue el encargado de romper la malaria, en el partido de la fecha 16 ante los “Camoteros”, con un disparo dentro del área grande.

El semestre futbolístico concluyó con una derrota de 3-1 contra el Club Guadalajara y el fondo de la tabla con ocho puntos, los cuales fueron los últimos del Veracruz en el futbol mexicano.

Todo terminó el 5 de diciembre del 2019, cuando la FMF, por medio de su presidente Yon de Luisa, confirmó la desvinculación del Club Veracruz, decisión tomada de manera unánime por la Asamblea General Extraordinaria.

Con ello todos los jugadores quedaron libres, todas las categorías también fueron desafiliadas, así como sus equipos filiales, la Liga regresó a tener 18 equipos, se eliminó el descenso para el Clausura 2020 y quedó una mancha en el balompié mexicano imborrable ante el mundo.