Exempleados del Seguro Popular quedan a la deriva

“Queremos ser escuchados, no pedimos nada más..."

0
59
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Fernando Valero Salinas

Alrededor de 230 personas de distintos municipios del estado que prestaban sus servicios al Seguro Popular y que pertenecían al Régimen Estatal de Protección Social en Salud hasta el pasado 31 de diciembre, se presentaron en Palacio de Gobierno este martes para manifestar su inconformidad porque los hicieron venir a la Capital a una reunión de 15 minutos donde no les dieron solución a sus demandas, encontrándose por el momento sin empleo.

A nombre de los manifestantes, Daniel Alejandro Zarate Castro, pidió a las autoridades estatales que les otorguen un finiquito tras concluir la relación laboral, y a las instancias federales que les aclaren si habrá o no trabajo para ellos, pues hasta el último día del año 2019 nadie les brindó alguna explicación sobre la situación en la cual quedarían a partir del uno de enero tras la desaparición del Seguro Popular y la puesta en marcha del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi).

“La inconformidad que tenemos es que se gira un oficio dónde se nos dice que hoy (martes) tendríamos una junta en el Hospital Infantil aquí en Victoria, (pero) no se tiene información clara y lo entendemos porque es un programa nuevo, pero si ellos no tienen información relevante porque traernos de los diferentes municipios, nos estamos costeando nuestro auto para acá”, dijo el manifestante.

Zárate Castro reiteró que una de sus demandas es que les den un finiquito, pero según les han dicho, eso ya no es posible porque el Seguro Popular ya no existe.

“Queremos ser escuchados, no pedimos nada más, cuando pertenecimos (al Seguro Popular) en todo el estado, la camisa estuvo bien puesta y si no hay trabajo que nos digan”.

Otra de las manifestantes, de nombre Gabriela Rivas, dijo que existen personas que tenían laborando desde los tres hasta los diez o más años en el Seguro Popular y que por parte de la Secretaría de Salud estatal han tenido conocimiento de alguna posibilidad de ser contratados como promotores de salud del Insabi, pero en una ciudad distinta a donde viven y ganando cuatro mil pesos mensuales, es decir la mitad de lo que percibían en meses anteriores.