¿Mexicanos?

0
29
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Adriana Heredia.-

La historia aunque no nos guste, aunque nos parezca aburrida, aunque pareciera que no pensamos ni hablamos de ella, es parte de nuestra vida, la llevamos en nuestra sangre mestiza y se revela a través de múltiples actitudes que inconscientes hacemos.

Mientras se justifica una soberanía, mientras se dice amar a la tierra donde nacimos y mientras añoramos nuestro terruño, existen otros intereses por encima del mexicanismo, por cuestiones económicas, de residencia, de educación, y hasta de política, y así transpirando el malinchismo, muchos eligen ir a nacer en otro país, ¿porqué?, para obtener una doble nacionalidad, para tener acceso sin restricción principalmente a Estados Unidos, para trabajar, brindar la seguridad de que podrán en el extranjero en el futuro, para poder hacer negocios sin los candados migratorios, por esas y múltiples razones lo hacen, no renunciando a su nacionalidad mexicana porque algo pueden obtener de su país de origen o quizá porque no, permanecer en el toda su vida pero con un anhelo de que algo sucederá a lo largo de la vida de ese nuevo ser.

La cuestión jurídico migratoria ha cambiado con el paso de los nuevos gobiernos norteamericanos y los mexicanos se han atrincherado bajo el esquema de nacidos en USA, pero el gobierno mexicano también tenía sus restricciones respecto a los mexicanos no nacidos en nuestro país, y entonces ¿cuáles serían las ventajas de no nacer en México?, la gamma es muy amplia, pero hoy los compatriotas no nacidos en México tienen otras opciones frente a quienes si nacimos en nuestra nación y mantenemos nuestra residencia por acá.

Por intereses políticos o llámele como usted quiera, la ley se mueve a conveniencia, a final de cuentas ¿quiénes hacen las leyes?, pues los mismos que se encuentran en el poder y que en su mayoría –económicamente- tienen la posibilidad de ir a nacer allá y regresar como si nada, así que bajo el argumento de los derechos humanos, de la discriminación, y hasta del derecho de ejercer la libre personalidad,  todo se mueve según se requiera, y hoy ante los gobiernos de nuestra nación cualquier mexicano puede ocupar un cargo público sin importar que haya nacido en otro país, pues sería inconstitucional si estuviera integrado como requisito el haber nacido en México para poder ocupar dichos espacios dentro de la administración pública.

El haz de este reflector es muy claro, independientemente de los tintes políticos que ello trae, la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha establecido que los congresos locales no tienen competencia para marcar como requisito para acceder a cargos públicos el contar con la nacionalidad mexicana por nacimiento y para ello invalidó en un acto de inconstitucionalidad las leyes que determinaban dicho requisito para los estados de Sinaloa, Colima y Tamaulipas.

[email protected]

Facebook: @adrianaherediaperiodista

Twitter: @adriana_heredia

 

 

Comentarios