Tiempo aproximado de lectura: < 1 minuto

San Juan, 17 Ene (Notimex).- Los puertorriqueños tuvieron la tarde de este viernes varios segundos de asombro y relativo temor. Una “extraña” luz iluminó el atardecer y recorrió el cielo, y no pocos temieron una nueva desventura o catástrofe natural.

La isla fue azotada en 2017 por el huracán María y desde finales de diciembre está siendo sacudida por una serie de sismos que también han causado destrozos y dejado más de ocho mil refugiados. Sin embargo, la luz de la tarde resultó ser un meteoro, que afortunadamente no llegó a convertirse en meteorito ni causó daño material o humano alguno.

Usuario de las redes sociales compartieron imágenes y videos de lo que muchos definieron como una “inmensa bola de fuego”. No faltó especulación sobre qué era y lo que podría provocar, pero la Red de Astronomía del Caribe (SAC) dejó en claro que se trató de un “meteoro a plena luz del día”.

En declaraciones a la televisora WAPA TV, el presidente de la SAC, Juan González Alicea, contó que lo avistado fue un bólido de gran tamaño y color naranja, con una estela verde. Su trayecto por los cielos boricuas fue de sólo 15 segundos, suficientes para que muchos especulasen y temiesen algo peor, en el contexto de los desastres naturales que les ha tocado vivir recientemente.

Contrario a lo que muchos creen, no fue un meteorito. La diferencia entre éste y un meteoro estriba en si el objeto celeste que irrumpe en la atmósfera terrestre impacta o no en la superficie.

Cuando un meteoroide combustiona y provoca sólo una estela de luz se está en presencia de un meteoro, nombrado muchas veces como estrella fugaz; mientras que si no se desintegra completamente e impacta en la superficie se trata de un meteorito.

Comentarios