Datos recientes de la OCDE sobre educación superior

0
41
Tiempo aproximado de lectura: 4 minutos

Héctor F. Saldívar Garza.-

En México el nivel superior de estudios ha estado muy cuestionado en recientes fechas, a raíz de los dos últimos informes de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), que son los siguientes: “El futuro de la Educación Superior en México: promoviendo calidad y equidad” y “La Educación Superior en México: resultados y relevancia para el marco laboral” donde se citan datos lamentables sobre él, los cuales mencionaremos individualmente e iremos realizando comentarios en torno a ellos, de acuerdo a la experiencia obtenida durante más de treinta años de impartir clase en licenciatura y posgrado en diversas instituciones educativas de nuestro país.

Uno de los datos que menciona esta dependencia es que el 25 por ciento de los egresados de las universidades se encuentran empleados en la economía informal.

Empezaremos por precisar que este tipo de economía hace referencia a la ocupación laboral que no se realiza dentro de los cauces legales. También se le denomina irregular, en virtud de encontrarse oculta eludiendo al fisco, y sin que existan sobre ella controles administrativos. Ejemplos de este tipo de economía son el trabajo doméstico no declarado, la venta ambulante espontánea o la infravaloración del precio escriturado en una operación de compra-venta.

Entre las razones por las que una considerable cantidad de egresados universitarios no se encuentra desempeñándose en la formalidad, tiene relación con la inseguridad sobre su preparación; ya que están conscientes que la fortaleza con la que concluyen sus estudios no es suficiente para sortear múltiples circunstancias con las que probablemente tendrán que enfrentarse, en caso de aceptar un trabajo donde la preparación profesional sea significativa.

En este sentido consideramos que las escuelas de educación superior deben establecer cursos adicionales al plan de estudios, que les permitan a los jóvenes superar la carencia de preparación con la que están egresando. La necesidad de vencer contingencias que la realidad presenta, si bien los estudiantes próximos a egresar lo reconocen, la mayoría adolece de poder interno que le facilite salir de un estado de confort al que durante su juventud pronto ingresan, y prefieren mantenerse ahí, redoblando la mediocridad, en vez de enfrentarse a su propia realidad profesional. De tal forma que la institución de la que están egresando, debe continuar su relación con los jóvenes para apoyarles en lo posible mediante conferencias, cursos cortos y otras acciones que correspondan a mantenerlos actualizados en lo fundamental sobre su especialidad.

También es una realidad que las opciones de empleo no son suficientes para la cantidad de personas que los demandan; ya que entre varias de las razones por las que se critica a la sociedad mexicana, es que los grupos de poder económico y político no son nacionalistas, y durante este gobierno, como a los empresarios no se les ha dado las facilidades a las que están acostumbrados, sus inversiones para incrementar el empleo, están siendo mínimas en lo general.

Asimismo un amplio sector de políticos que antes operaban en la corrupción, ahora ya no lo realizan y generan en cierto sector social desconfianza hacia el régimen de López Obrador, que a la postre repercute igualmente en baja inversión.

Asimismo, entre los asuntos que critica la OCDE, podemos presentar la escasa conexión que las universidades mantienen con el mercado laboral. El asunto al manifestarse, seguramente impacta fuerte en las habilidades que domina el estudiante al egresar, ya que una considerable cantidad de empresas opta por recibir al nuevo empleado, y posteriormente capacitarlo en el ámbito donde se desempeñará.

Señala también esta dependencia, que las empresas reporten dificultad para determinar quienes cubran las vacantes en los puestos de trabajo. Esto, obviamente se relaciona con las escasas habilidades que el egresado registra al momento de estudiarse la posibilidad de contratarlo.

Un detalle más que puntualiza esta institución internacional, es que aproximadamente el 50 por ciento de los egresados de las universidades cuentan con un empleo que no requiere educación superior. Esto, significa varias cuestiones: una de ellas es que no existe en educación una adecuada planeación, ya que lo trascendente al respecto es que las personas se preparen ampliamente, pero en áreas que sean requeridas por la sociedad para avanzar hacia el desarrollo; asimismo no es obrar con buen sentido, el invertir en carreras que van a incidir en un incremento del desempleo.

Este último análisis solo estaría cubriendo lo elemental, porque si profundizamos en el tema podemos detectar más problemáticas, como por ejemplo el estado de frustración al que llega un egresado que no encuentra empleo en el área para la cual se preparó profesionalmente. Y si agregamos que el salario devengado sea bajo como sucede en la mayoría de las empresas, se genera un cuadro complicado que puede impactar a la familia del actor e incluso a la sociedad misma.

Ángel Gurría Ordoñez, secretario general de la OCDE, precisa también que las mujeres en México son desfavorecidas en cuanto al nivel de los puestos a desempeñar y los salarios que les corresponden, por lo consiguiente esto es una temática a revisar  y ajustar a los nuevos tiempos. Al respecto hacemos una aclaración, en cuanto a que en los últimos meses las problemáticas en torno a la mujer han sido más asistidas por el Gobierno federal, en parte porque este sector social ha presentado una mayor exigencia, pero también porque como muchos otros renglones, la atención que le han asignado los regímenes neoliberales ha sido mínima, no obstante la importancia que reviste por múltiples razones.

Un punto que igualmente difunden, es que entre el año 2000 y 2017 se ha duplicado la matrícula en educación superior de jóvenes de 25 a 34 años, pasando del 16 al 23 por ciento. Sin embargo, en relación con otros países de América Latina como Colombia y Chile por ejemplo, aún se encuentra rezagado, ya que ellos reportan el 30 por ciento. Lo cual significa que en cuanto a este punto, debemos continuar presionando para que mejoremos, ya que es una exigencia justa y aún insatisfecha.

 

Comentarios