Un ‘Cachorro’ muy humano

0
261
Tiempo aproximado de lectura: 9 minutos

Chantal Martínez Díaz.-

Es viernes 24 de enero, al entrevistado no le fue muy bien en la rueda de prensa debido a la insistencia del gremio periodístico de obtener una respuesta que satisfaga la urgente necesidad de conocer que se tomarán medidas cupulares respecto del actuar del Alcalde de la Capital de Tamaulipas, considerado como el peor de la historia. Aún así accede a la plática.

En la antesala de la oficina vemos pasar a sus correligionarios Arturo Soto Alemán y Pilar Gómez Leal. Ya adentro y en la consideración de que se trataba de una entrevista, al principio continuaba en el papel del dirigente estatal del PAN, el partido que hoy ostenta el poder en Tamaulipas: en el Ejecutivo, la mayoría de los municipios y el Congreso del estado; sin embargo, no resistió a la nostalgia de los recuerdos, las anécdotas y sobre todo a escudriñar en su interior, al menos para responder a este ejercicio que se llama “De Cuerpo Entero” y que hoy “El Diario de Victoria” les presenta.

Es Luis René Cantú Galván, le dicen y gusta que le llamen “El Cachorro”. Es su marca. Actualmente es presidente del Comité Directivo Estatal del Partido Acción Nacional (PAN), tamaulipeco (reynosense), padre de familia, amigo del Gobernador y aficionado al box. Nos permite conocer un poco más, como el hecho que a partir del 2015 se quitó un gran peso de encima, cambió de estilo de vida (sin operarse) y adelgazó 48 kilos, lo cual se dice fácil, pero requiere de constancia y amor propio.

Bienvenido al “Diario de Victoria”, esto es “De Cuerpo Entero” y queremos saber más allá de Usted. Cuéntenos, ¿quién es Luis René Cantú Galván y por qué “Cachorro”?

“Soy nacido en Reynosa, Tamaulipas, de una familia trabajadora, mi padre abogado, somos tres hermanos; siempre en Reynosa, trabajando por la comunidad, ahí estudiamos, nos forjamos y tenemos nuestra casa, soy esposo, tengo una hija de once años y 12 de matrimonio.

Cachorro viene desde chiquillo mi padre me puso “Cachorro” aun siendo el de en medio, después se fue acabando el apodo conforme fui creciendo y lo retomamos en el año 2000 cuando conozco al gobernador (Francisco García Cabeza de Vaca), en aquel tiempo de la contienda de la diputación federal en Reynosa; lo conozco desde muy joven (desde los 12 o 13 años) tenemos esa relación de amistad, es mayor que yo, yo era el más chico en el equipo de esa campaña y él lo retomó en aquella ocasión en el equipo de esa candidatura y de ahí viene que se empieza a recrear y quedar en el ámbito político”.

Como tal la marca (“Cachorro”) se estrenó políticamente en “La Ribereña”, donde ha sido candidato a una diputación local y en la zona que más ha tenido presencia y carrera política, inclusive con la representación del ahora Gobernador de Tamaulipas.

Más allá del político, ¿qué es lo que lo sustenta, cómo es la relación con su familia?

“Bien, de maravilla. Agradecido siempre con mi familia porque al final de cuentas en esto tenemos que tener muy consciente que es un sacrificio el estar lejos de la familia, perderte fechas importantes para cualquier familia, hombre, ser humano, pero agradecido con ellos, con una comunicación constante, siempre he estado con ellos, creo que es el motor, el pilar para poder llevar a cabo esta carrera, encomienda, estos que uno mismo se traza y que vas cumpliendo a la medida conforme pasa el tiempo, sobre todo el tiempo.

Agradecerle a mi familia, a mi hija, porque prácticamente tengo casi nueve de ser candidato y candidato y candidato (ella tiene once), agradecerle a ella, a mi esposa”.

¿Cada cuándo las ve?

Ellas viven en Reynosa, las veo cada fin de semana, ella está creciendo, siempre voy a estar agradecido con mi familia, saben, se lo digo a mi hija que yo trabajo por ella, por la infancia que tenga los valores y los principios. Y sí, te quiero decir que en mi crecimiento nos inculcaron los valores como el compromiso, la responsabilidad y sobre todo lealtad, que creo es fundamental dentro de mi formación, dentro de mi padre, dentro de mi familia, es algo de lo cual aparte de tenerlo muy presente es algo de lo que realmente se necesita para poder trascender en esta vida política o en esta vida con la ciudadanía, que vean que somos de confianza, transparente, de ideales y de valores y sobre todo pegado a la familia, que eso al final de cuentas agradecido con Dios que me haya permitido primero ser padre y en segundo poder rendirle el día de mañana logros y triunfos a mi hija”.

¿Cómo era de niño, siendo el de en medio tuvo que defenderse del mayor y cuidar al menor?

Inquieto. Muy inquieto y sí, indiscutiblemente pasa entre hermanos, prácticamente es una vivencia de la hermandad. Amo a mis hermanos, siempre con una comunicación, con un respaldo, con un diálogo y por qué no decirlo, con pleitos, con diferencias de ideas, pero al final de cuentas somos muy unidos los tres, sí peleaba con el mayor y defendía el menor y todavía lo hago. Ya no peleo con el mayor, pero sí hablo con él, me ha tocado jugar un rol en el que soy el conciliador de los dos, obviamente entre la parte de mis padres y yo”.

Pero es una gran responsabilidad ser conciliador, ¿no? Porque finalmente son caracteres y el ser humano vive momentos en los que hay cosas que no se pueden conciliar o no le compete.

“Bueno, al final de cuentas, teniendo diálogo y confianza entre nosotros pues sí se puede lograr todo, teniendo la madurez, ya somos adultos, ya tenemos nuestras familias y finalmente lo que hace seguir trascendiendo en esta hermandad, equipo como le llamo, es el amor que nos tenemos entre nosotros para poder sacar adelante cualquier situación que se nos presente –buena o mala— mientras tengamos ese amor y esa unidad, nos sostenemos”.

Y de sus amigos, ¿quiénes eran sus amigos?

“Tengo muchos amigos de la infancia. No quiero dejar a ninguno porque la mayoría de mis amigos de infancia siguen siendo mis amigos, soy una persona muy abierta, que siempre le gusta tener amigos, formar nuevos amigos, al final de cuentas nunca olvidar quiénes son mis amigos de la infancia, no quiero dar un nombre por no omitir a alguno. He tenido muchos amigos en mi vida, los sigo procurando a medida del tiempo y mis posibilidades, pero siempre brindándoles el apoyo, el respeto, mi admiración y sobre todo el apoyo indiscutiblemente para lo que necesiten porque al final de cuentas esos los escogimos y son parte de una familia y habrá tiempo para contarnos de lo que fuimos como jóvenes y de lo que estamos viviendo”.

¿Qué le gusta leer?

“Leo de todo un poco, me gusta leer poemas y aunque no tengo uno en especial o un autor favorito, me gustan. Y aunque no lo creas, me gusta leer sobre deportes: noticias, documentales, obviamente me encantan los deportes”.

¿Qué deportes le gustan?

“Me encanta el box, me gusta mucho, lo practiqué de chavo en Reynosa solamente un año nada más, después tuve un accidente automovilístico que me impidió boxear; me encanta el beisbol, todos los deportes en realidad, los he practicado a la medida que he podido dentro de mi juventud y ahora de grande algunos, pero bueno, eso es más que todo lo que me gusta, con lo que me siento bien”.

¿Le gusta comer?

“Bueno, ese es todo un tema. Yo era toda mi vida fui gordito, en el año 2015 tomé la decisión de hacer ejercicio y ponerme a dieta, logré bajar 48 a 49 kilos en un año a base de dieta, fui con una nutrióloga e hice ejercicio y se me cambió mi régimen alimenticio y qué me gusta comer ahorita, pues el pollo, las ensaladas, el salmón, las papitas (Sabritas), los tamarindos, chocolates a la medida, no chiflándonos, pero sí.

¿Los postres le gustan?

“No, nunca he sido así del pan, el de comer, (aclara) y agrega: el PAN en el que estamos ahorita es mi vida, siempre ha sido mi vida y es al cual le debo todo, le seré eternamente agradecido y me da el honor de dirigirlos y sobre todo, estar en esta etapa de mi vida a la cual agradecido siempre con el partido”.

¿Qué es lo que le gustaría que conozcamos de usted?

“Pues soy un hombre entregado a su familia, que en la medida que puede, ayuda. Me gusta mucho ayudar, siempre estar al pendiente de la ciudadanía, mis amistades, de mi familia en la medida que puedo. Últimamente sé que he estado con mi familia no distante en el distante de separación, sino simplemente por la cuestión del trabajo ahora tengo que estar acá en Victoria o de giras”.

¿Es lo que más le pesa?

“No, llega un momento obviamente que pesa, pues es normal al estar fuera de casa, que al día (porque es al día) en el cual pesa, sientes que estás alejado, pero bueno, tengo una plena comunicación con mi hija y mi esposa. Mi hija es una pieza clave en esta vida política y siempre he dicho: mientras ella lo entienda, seguiré y el día que no lo entienda y que ella me diga que pare, sin lugar a dudas dejaré todo”.

¿Tiene conciencia, lo ha visto en la tele, sabe quién es su papá?

“Sabe que su padre trabaja en el PAN, que trabaja con Cabeza de Vaca, que ayuda a mucha gente y no porque lo vea en la tele, sino porque cuando estoy los fines de semana en mi casa salimos a hacer labor social, eso lo inculco y luego ve que hay gente que va a pedir ayuda, medicinas, consejos y ella ve que su padre lo hace con mucho cariño y mucho amor, entonces eso es algo de lo que sabe hace su padre, que lo hace con pasión, con voluntad y mucho corazón y es algo que ella adopta porque empieza a donar su ropa o juguetes y me llena de orgullo que estamos formando una jovencita de bien y comprometida”.

¿Es su mayor compromiso?

“Claro, es el reto más grande que yo tengo en mi vida. De nada me arrepiento, sé de mi trabajo, sé lo que quiero hacer, lo que estoy haciendo. No me arrepiento, pero sí me preocupa no estar para verla tomarla de la mano y crecer con ella. Arrepentirme… no me arrepiento de nada, sé que soy buen padre con ella, sé que seguiré estando con ella y ella contará conmigo, es hija única, ahora sí como le digo a mis hermanos que cada uno tiene dos hijos, yo les digo, ahora sí que no tengo a quien repartirle el amor más que ella.

Lo que sí puedo decir es que no le puedo asegurar estar toda una vida con ella, pero al final de cuentas el tiempo que esté, sea de calidad, de amor, de atención y lo único que le puedo prometer es que sí la voy a amar siempre”.

Y así, conforme platica sobre el amor hacia Kamila René, con orgullo y agradecimiento cuenta que es un verdadero milagro, pues a los seis meses de gestación corrían peligro su vida y la de su madre, sin embargo, ambas lograron salvarse y hoy a los once, ya sabe que quiere ser doctora cuando crezca y su padre, asegura le ofrecerá el apoyo para ello.

Mientras tanto, “El Cachorro” ya entrado en plática asegura ser abierto al diálogo, a escuchar, dice que siempre va a tener el buen sentido del humor y aunque reconoce que a veces pudiera estar enojado, asegura que sabe que siempre debe existir un respeto entre las personas.

Y es que dice, aquí (en el Comité Directivo Estatal del PAN), “hay gente que no viene a pedir, que no se acerca a sugerir o a pedir, sino que simplemente necesitan ser escuchados, hay gente que se sienten olvidados, será una virtud o podrá ser un defecto, pero siempre atiendo a todos y escucho a todos”.

¿Y a Usted quien lo atiende, quién lo escucha?

“Mis padres, mi esposa, mis hermanos, más mi padre, creo que en la etapa de mi vida llegué a tener más comunicación con él referente a mi posición política, a mi carrera, hay temas que sin lugar a dudas no me atrevería a contárselos a mi madre, para que no se entere de cosas que le preocupen. Mi padre es el pilar de mi vida, de mi seguimiento, de mi crecimiento y sin lugar a dudas es mi consejero, dentro de mi carrera y en lo personal”.

¿Y con su fe cómo anda?

“Bien, soy un hombre que creo indudablemente en Dios, siempre he tenido mucha fe, en mí, en mi familia en que las cosas cada día estén mejor, que podamos dejar un futuro a las siguientes generaciones de principios, valores, perseverancia, lealtad y responsabilidad”

¿Cómo son sus momentos de reflexión, tiene un espacio especial para ello?

“Regularmente no tengo un espacio para ello, pero cuando estoy en la camioneta o en trayectos pensar, dialogar conmigo mismo, hay quienes dicen que las personas que hablan solas están locas, yo digo que las personas que hablamos solas tenemos una conciencia con la cual tenemos que platicar, ir a fondo, escucharnos a nosotros mismos en voz alta es mejor que escucharnos en voz baja, es mi perspectiva de mi persona en ese sentido, me gusta dialogar conmigo mismo, al final creo que da resultados porque entiendo la situación mía, entiendo cuando existe la madurez o inmadurez de decisiones y si yo mismo no las platico conmigo mismo llego al fracaso como ser humano”.

Y ahí, ya para terminar asegura que cuando se equivoca es de los que se da los permisos para la reflexión y ofrecer perdón cuando es necesario:

“Soy un hombre que cuando se equivoca pide perdón aunque haya veces que no tengo el tiempo para reflexionarlo de fondo, obviamente asumo la responsabilidad y si reconozco que al primer perdón le faltó reflexión, lo vuelvo a ofrecer, siempre de corazón.

Y decirles: que cuenten conmigo, que tengan muy en cuenta y muy en claro porque el día de mañana dejaré de ser dirigente del Partido Acción Nacional, pero  lo que nunca dejaré de ser es ‘El Cachorro’”, concluyó.

 

Comentarios