Pierre-Simon Laplace

0
52
Tiempo aproximado de lectura: 4 minutos

Rodolfo A. Echavarría Solís.-

“Laplace nació para perfeccionarlo todo, para profundizar en todo, para hacer retroceder todas las fronteras, para resolver lo que creíamos irresoluble”.

Jean-Baptiste Joseph Fourier

 

 

LOS PRIMEROS AÑOS

Pierre-Simon Laplace nació el 23 de marzo de 1749, en Beaumont-en-Auge, Normandía, Francia. Sus padres eran granjeros, aunque de buen nivel económico, por lo que pudieron ofrecerle una buena educación. En ese tiempo el camino para los hijos de familias acomodadas sólo podía estar en el Ejército o en la Iglesia, por lo que entra a estudiar en una escuela benedictina.

A los 16 años ingresa a la Universidad de Caen, con el fin de estudiar teología. Sin embargo, es aquí donde descubre su amor y talento para las matemáticas, por lo que, después de dos años, deja la universidad –sin graduarse– y se traslada a París, que era el centro de la ciencia y las matemáticas en Francia.

Uno de los matemáticos más notables en esos años era Jean le Rond d´Alembert, quien sería pieza clave en la creación de La Enciclopedia –la primera obra que condensaba en varios tomos todo el conocimiento de la época–. Laplace se entrevista con él con el fin de pedirle trabajo como asistente; d´Alembert le entrega un libro de matemáticas para que lo lea, le encarga un problema y le dice que vuelva cuando lo haya resuelto.

Para sorpresa de d´Alembert, al otro día se presenta Laplace con la solución del problema. Aquel queda tan impresionado, que lo recomienda para trabajar como profesor en la Escuela Militar. Aquí se dedica a la enseñanza de geometría y trigonometría durante varios años, teniendo como alumnos a jóvenes de buenas familias (entre ellos a Napoleón Bonaparte).

 

LOS DESARROLLOS

En 1770 Laplace comenzó a publicar artículos en los que resolvía problemas sobre las órbitas de los planetas. En 1773 fue electo miembro de la Academia de Ciencias de Berlín y de la Academia de París. En 1784 el Ejército lo contrató y aquí es donde inicia su relación con Napoleón.

Formó parte de la comisión que estableció el Sistema Métrico Decimal, y propuso que el metro fuera definido como la diezmillonésima parte de la distancia que existe entre el Polo y el Ecuador. En 1799 apareció el primer volumen de su magna obra Mécanique céleste (el último volumen aparecería en 1825). Entre las aportaciones de esta obra se encuentra la demostración de que el Sistema Solar se pudo formar a partir de una estrella central cuyas bolas de gas que giraban alrededor se fueron enfriando para formar los planetas (razón por la cual todos los planetas giran en el mismo sentido).

Posteriormente, comenzó a trabajar en la teoría de probabilidades, y en 1812 publicó su obra Théorie analytique des probabilités. A partir de los trabajos desarrollados por Leonard Euler y Joseph-Louis Lagrange, desarrolló un método para la solución de ecuaciones diferenciales, conocido como “Transformada de Laplace”, el cual se utiliza ampliamente hasta nuestros días.

Laplace trabajó en una gran variedad de temas, como la velocidad del sonido, la refracción, la forma y el calor de la Tierra, además de sus grandiosas aportaciones relacionadas con las matemáticas.

 

POLÍTICA

Laplace se mantuvo alejado de la Revolución Francesa; sin embargo, durante el Reinado del Terror decidió poner distancia de París, y se refugió en la ciudad de Melun, a 50 kilómetros. Otros colegas, como Lavoisier, decidieron permanecer en París y, desgraciadamente, fueron asesinados en la guillotina.

Después de la muerte de Robespierre y sus seguidores, algo de calma pareció retornar a vida en Francia. El nuevo gobierno lo invita a participar en la refundación de distintas instituciones académicas y científicas. Con la llegada de su antiguo alumno, Napoleón Bonaparte, al poder, Laplace es nombrado Ministro del Interior, aunque dura sólo unas semanas en el cargo (debido a su mal desempeño).

Laplace no tenía creencias políticas, y lo único que le interesaba era poder continuar con su trabajo científico. Por lo tanto, en 1814 vota a favor de la restauración de la monarquía y el exilio de Napoleón. Cuando éste regresó al poder, un año después, Laplace huye de París y se mantiene alejado hasta la batalla de Waterloo y el posterior exilio definitivo del Emperador. El nuevo monarca, Luis XVIII, le concedió el título de marqués.

 

VIDA PERSONAL

Laplace se casó con Marie Charlotte de Courty de Romanges –20 años menor y proveniente de una familia de buena posición–, el 15 de marzo de 1788. La pareja tuvo dos hijos, el primero fue Charles-Émile, nacido en 1789, quien sería un distinguido militar y moriría en 1874, a los 85 años, sin dejar descendencia.

En 1792 la pareja fue bendecida con el nacimiento de una niña, Sophie-Suzanne, quien, desgraciadamente, fallecería años después al dar a luz a su primer hijo, una niña que llevaría también el nombre de Sophie. Con el paso del tiempo, esta niña llegó a casarse y a tener varios hijos, de quienes provienen los descendientes de Laplace. Marie Charlotte sobrevivió 35 años a la muerte de su esposo, y falleció en 1862, a los 92 años.

 

EL FINAL

El tercer volumen de su obra Mécanique celeste estaba dedicado a Napoleón. Después de leerlo, el emperador le comentó que no había encontrado ninguna mención a Dios. A esto Laplace contestó: “No hay necesidad de tal hipótesis”.

 

Después de unos años de padecer una salud muy precaria, Pierre-Simon Laplace falleció el cinco de marzo de 1827. La Academia Francesa de Ciencias canceló su sesión en honor a una de las mentes más brillantes que han existido, quien fue llamado “El Newton de Francia”.

 

[email protected]

 

 

 

Comentarios