Amor incondicional por el ‘Corre’

0
489
Tiempo aproximado de lectura: 5 minutos

Rubén Jasso.-

Todo “mundo” los conoce, pues siempre estaban ahí en la cancha del estadio Marte R. Gómez, listos para desempeñar su labor de inspectores autoridad en los juegos de Correcaminos, ejerciendo ese cargo durante casi cuatro décadas, bajo el sol o la lluvia, con calor o mucho frío, pero siempre contentos con lo que hacían.

Catedráticos por muchos años en la máxima casa de estudios y formadores de muchísimas generaciones de estudiantes, “Paco” y “Fito”, los famosos Cuates Francisco y Rodolfo Reyes, siempre se han distinguido por llevar “tatuados” los colores azul, naranja y blanco que distinguen a la institución con la cual están plenamente identificados, y también por el equipo de futbol, por el que sienten un profundo cariño y un amor a prueba de todo.

Indudablemente, son parte de la historia de Correcaminos, y por ello, voces autorizadas en la materia, pues desde que nació el equipo de la UAT a finales de los 70’s, e incluso cuando los Cuerudos emocionaban a los aficionados de Victoria, los Cuates ya estaban relacionados al futbol.

En una charla con este medio, los hermanos Reyes nos cuentan desde cuándo sienten ese cariño tan especial por Correcaminos y también nos relatan algunas anécdotas que vivieron a lo largo de tantos años.

“Básicamente (el amor por el equipo) comenzó cuando estaban en la Segunda o Tercera, el Rector nos invitó a colaborar y desde entonces estamos”, dice “Paco”.

Y complementa “Fito”: “Dios nos bendijo porque se nos dio la oportunidad de estar ahí colaborando, es un lugar donde no tienes idea de las amistades que tiene uno y el reconocimiento de muchas personas, muchos ex alumnos nos han hablado para felicitarnos… serán 36 años como inspectores y los demás como aficionados”, comenta.

DESDE CUERUDOS

Pero la historia de los Cuates se empezó a escribir desde que existían los Cuerudos, equipo por medio del cual incursionaron en el futbol y que les permitió conocer a personas que después se convirtieron en grandes amistades como don Evelio Alpizar o don Ángel Papadópulos, entre muchos otros.

Tiempo después comenzaron su andar ya muy cerca de Correcaminos y “Paco” recuerda que en muchas ocasiones tenían que contener las emociones generadas en un partido, porque siendo inspectores autoridad y estando en plena cancha no podían celebrar los goles de su equipo.

“Hacíamos de tripas corazón, porque tienes que aguantarte las ganas de gritar un gol o de recriminar al árbitro un sin número de cosas, pero realmente es como un ‘tormento chino’, estas ahí disfrutando pero de cierta manera, no a todo lo que da”.

Y si algo también distingue a los Cuates, es ese carácter amiguero con todos, de ahí que cuando un jugador o un técnico se iba expulsado y se negaba a irse del campo, hacían valer su autoridad ante los que se portaban “respondones”, a quienes les decían que incluso los podían remitir a barandilla y era la manera de hacerlos entrar en razón, pero realmente eran cosas que se quedaban en la cancha.

“No eran experiencias malas, eran parte del ‘show’… hasta con entrenadores, pero era parte del ‘show’, después se acababa el futbol y seguíamos con la amistad”, dice “Fito”.

“Paco” también recuerda mucho la presencia de figuras en el estadio Marte R. Gómez, que lejos de ponerse en plan de estrellas, eran bastante sencillos.

“Uno que se portó muy linda gente fue Hugo Sánchez, (también) Zague, Pablo Larios… todos bien, se portaban bien con nosotros, (pues) los tratábamos bien, no tenían por qué tratarnos mal, ellos hacían su chamba y nosotros también”, remarca.

Entre las labores que hacían antes de cada partido, “Fito” señala que debían llegar al menos dos horas antes y checar el pintado de las líneas del campo, las redes, las banderas de las esquinas, organizar los números para los cambios y por supuesto, acompañar a los árbitros en su recorrido previo y responder algunas preguntas de los nazarenos sobre la labor que debían hacer.

“Unos ya nos conocían y no nos preguntaban, pero otros sí y cuando venían árbitros por primera vez preguntaban por nosotros y decían que buscaban a los Cuates Reyes para conocerlos y que ojalá les dieran la atención como se la dábamos a los otros árbitros”.

Y añade: “Se hizo amistad con ellos, de los ‘grandes’ con Marcel Pérez Guevara, (Arturo) Brizio… aquella camada de buenos árbitros fueron buenos amigos, inclusive ‘Boni’ (Bonifacio Núñez), ‘Boni’ era un ‘peladazo’ en el buen sentido de la palabra”, destaca “Fito”.

 

EL BOTELLAZO

Al nombrar justamente a “Boni”, salta a la mesa un tema ineludible y quien mejor que los Cuates Reyes para platicarlo de primera mano, pues el tema del “botellazo” al silbante aquel mes de mayo de 1988 en el juego contra el Atlante, que terminó 3-1 a favor de los azulgranas, puso a Ciudad Victoria en el ojo del huracán a nivel nacional.

“Fito” es quien relata lo que pasó ese domingo al filo de las dos de la tarde, cuando Bonifacio Núñez y sus abanderados (así se les llamaba entonces), se encaminaban a los vestidores al concluir el partido.

“Se lo intentaron dar pero no le pegó, aunque la gente dice que sí, nosotros fuimos parte de una investigación que se hizo con las autoridades judiciales y tuvimos la necesidad de que nos apoyara en aquel entonces Canal 13 para ver los videos”, explica.

Y agrega que un primer video no los sacaba de dudas, hasta que con otros recursos analizaron bien la acción ya en cámara lenta.

“Ahí sí se pudo observar exactamente de que nunca hubo el ‘botellazo’ a Bonifacio, pegó en un escudo y fue lo que pasó, después ‘Memo’ Ochoa (el conductor de televisión) como lo hizo, pero no pasaron otras imágenes que debían haberse pasado y ‘satanizaron’ a Victoria”, recuerda.

 

ANÉCDOTAS

Afortunadamente, las cosas buenas nunca dejaron de suceder para los Cuates y entre las muchas anécdotas que vivieron, otra que también trae “Fito” a su mente es la de un silbante que llegó al Marte R. Gómez estrenando calzado, pero había algo en él que denotaba incomodidad.

Termina el primer tiempo y ya en el vestidor le cuestionan si algo le sucedía, a lo que el árbitro responde que andaba estrenando zapatos pero le molestaban demasiado y entonces “Fito” le prestó unos tenis nuevos que además eran muy cómodos, mientras que él se puso los zapatos del silbante para la segunda parte del encuentro.

Acerca de la evolución que ha llegado al futbol, “Paco” refiere que el VAR no se viene utilizando de la mejor manera y respecto al papel que juegan hoy en día los medios electrónicos, lo considera como algo bueno porque mantienen al tanto a los aficionados de manera inmediata sobre lo que sucede en el balompié de nuestro país y de otras partes.

“Pero realmente el futbol básicamente es lo mismo, nada más que los medios ahora te lo han acercado más, por ejemplo, ahora puedes ver todos los partidos por la televisión y antes no, todo eso es bueno y también le das seguimiento a ex jugadores de Correcaminos que andan en otros equipos”, sostiene.

Sobre el equipo azul naranja actual, que viene generando bastante expectativa, “Paco” se refiere al estratega Roberto Hernández como un técnico serio y estudioso que armó a su plantel “hasta los dientes”.

“Obviamente que es un equipo nuevo, falta conjunción, hay jugadores de muy buen nivel que les falta adentrarse en el sistema del señor, porque él estaba en Primera, es muy muy diferente el sistema y creo que vamos a tener muchas satisfacciones”, apunta.

Por su parte, “Fito”  menciona que el equipo dará de qué hablar porque han visto la manera en la que trabajan y se preparan para cada partido.

“Yo estoy seguro, porque vamos a los entrenamientos, vemos a los muchachos como tienen una técnica individual muy buena, los cambios que hacen, los cambios de ritmo, todo eso y tenemos mucho mejor equipo que el que teníamos antes, a lo mejor las cosas no funcionaban como hubiese querido Reinoso pero ya es otra cosa, ahora están con muchas oportunidades de calificar y porque no, llegar a ser campeón”.

Por último, ambos reiteran su confianza y expresan su deseo de que en un futuro, este equipo al que tanto cariño le tienen, pueda volver a jugar en el máximo circuito de nuestro país.

“Estamos seguros de eso, pero ojalá no se tarden mucho porque ya estamos viejos y nos gustaría verlos en Primera División”, dice “Fito” en tono de broma.

 

Comentarios