El país de Xicolandia

0
1175
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Mauricio Zapata.-

En este país no pasa nada. Es un país fabuloso.

El gobernante trabaja arduamente todos los días y todos sus proyectos se han concretado.

Tienen un tren turístico que va de la región naranjera hasta la ciudad, el cual ha jalado muchísimo turismo de los reinos aledaños.

Las calles parecen alfombras, y las que no están así es porque el anterior gobernante las dejó hechas añicos. Sin embargo, ya las van a arreglar.

Los parques lucen bellísimos con flores y árboles de ornato. Además, los juegos, bancas, postes y basureros están pintados, ya que el mantenimiento se da todos los días.

La gente de este reino vive feliz y contenta y aprueba en un alto grado a su gobernante. Tan es así que lo respetan. Serían incapaces de hacerle alguna burla. ¿Memes? No, para nada, y si los hay, es por culpa de los medios de comunicación.

El presupuesto es bien distribuido y todo es transparente.

Según los políticos de ese reino, a donde quiera que vayan la gente manifiesta su respaldo y adhesión hacia el gobernante, porque este trabaja todo el día en hacer que los servicios públicos funcionen a la perfección.

Los camiones de la basura pasan todos los días. No hay basura en las calles.

Todos los días pavimenta alguna arteria.

En el centro de la ciudad hay una calle peatonal, la cual se hizo consensando con los comerciantes. Se hizo un proyecto ejecutivo estratégico tomando en cuenta la opinión de todos los sectores que fortalecieron la idea, y hoy en día es una de las calles más hermosas del mundo mundial. Detonó el comercio y embelleció la ciudad.

El agua llega sin falta. Nadie se queja. Todos viven contentos y cada vez que abren la llave tienen el servicio, mismo que se cobra de manera justa.

En la noche se puede andar por cualquier calle porque hay seguridad, pero, sobre todo, la ciudad está cien por ciento iluminada. Todos los semáforos sirven a la perfección y están sincronizados, tan es así que cualquier ciudad del mundo lo envidiaría.

Xicolandia es el país modelo. Se baila, se canta y su gobernante es ejemplo internacional, porque, además, en cualquier evaluación o sondeo sale tan alto que se ha mantenido en esos niveles.

En Xicolandia todo es perfecto y si algo anda mal es culpa de las anteriores administraciones, de los medios de comunicación y de los “bots” de redes sociales.

Esa es Xicolandia. Un país moderno, limpio, amable, perfecto y coordinado y con un gobierno eficaz y eficiente.

EN CINCO PALABRAS.- Y solo él lo cree.

PUNTO FINAL.- A Xico le quedó grande la yegua, y a Victoria le faltó jinete.

Twitter: @Mauri_Zapata

Comentarios