Conversando sobre la hacienda de San Pedro de los Saldañas

0
506
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Jaime A. Rodríguez.-

La hacienda de San Pedro de los Saldañas se localizaba en el valle de Jaumave en la parte suroeste de Tamaulipas. El teniente José Francisco Montesinos Saldaña se convirtió en dueño de dicha hacienda, en 1898, a raíz del fallecimiento del general Francisco Lucas de Saldaña. La propiedad tenía una extensión de 12 mil hectáreas, las que englobaban tierras contiguas: la finca de La Puente.

La de los Saldañas se dedicó a proveer el mercado tamaulipeco de cereales, piloncillo y aguardiente de caña de azúcar, la que se destilaba por medio de un alambique. Establecida la demanda de fibra de ixtle de lechuguilla por el mercado exterior a comienzos del siglo XX, San Pedro incursionó en la desfibración de agaves a partir del año 1907.

Con el afán de ampliar el abanico de productos agrícolas José Montesinos buscó nuevas alternativas económicas, como el cultivo de henequén yucateco y zapupe tamaulipeco que sembró en tierras de la hacienda. Así la propiedad vivió una época de bonanza reflejada en el mejoramiento de su infraestructura y la construcción de un canal de riego para el regadío del cultivo de maíz y frijol y abastecimiento del ganado.

La revolución afectó el patrimonio de José Montesinos, el campo fue abandonado porque los trabajadores del ixtle engrosaron las filas del ejército del general Alberto Carrera Torres que operaba en la zona. El líder del ejército libertador de Tamaulipas propuso en tinta y papel la reforma agraria, pero al no poder llevar a cabo su programa revolucionario no tuvo otra opción que incautar la hacienda de los Saldañas de 1915 a 1917.

El primer jefe del movimiento constitucionalista, Venustiano Carranza aplicó la política de desincautación de bienes rústicos, por lo que nuestra hacienda fue devuelta a José Montesinos. La hacienda continuó en la explotación ixtle de lechuguilla para atender la demanda internacional que ese tiempo cobró auge la industria azucarera, la que requería de costales y cuerdas para transportar el azúcar.

El triunfo del plan de Agua Prieta en 1920 San Pedro pasó a ser colonia agro militar en 1921 comandada por el general callista Francisco Carrera Torres, quien al declinar en 1938 y por efecto de la reforma agraria cardenista, nuestra finca pasó a ser ejido Matías García, donde actualmente se encuentran las ruinas de la ex hacienda de San Pedro de los Saldañas.

Comentarios