La pena de muerte, según Peña Flores

0
53
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Diego López Bernal.-

Después de haber escuchado historias crudas de cómo les había ido a algunas de quienes fueron compañeras estudiantiles en los primeros años, opté por decir una verdad: “En mi casa el 90 por ciento de las decisiones las toma mi mujer… el resto en común acuerdo”.

Huelga decir que la mayoría en aquella reunión que sirve para renovar añejas amistades eran del sexo femenino, por lo que entre caras de incredulidad alguna atinó a decir: “Qué inteligente eres”, para después continuar en las pláticas sobre cómo les había ido en el matrimonio.

Con el debate tan álgido entre posturas diversas sobre el feminismo y la violencia que ejercen una gran cantidad de varones hacia ellas vino el recuerdo de aquel sentido convivio, precisamente por releer las frías estadísticas de divorcios y violencia intrafamiliar.

Ya lo hemos dicho antes, es tan complejo el tema que al intentar fijar postura corremos el riesgo los hombres de caer en la incomprensión de un amplio sector de las mujeres, sobre todo de quienes han optado por la vía radical de expresar su sentir.

Y viene a colación el tema de este sentido foro tras la propuesta de un puñado de diputados federales del Partido Verde Ecologista de México y algunos del Movimiento de Regeneración Nacional, para abrir la puerta a la pena de muerte en contra de los feminicidas.

Lógicamente que el PVEM es un partido que sabe entrar de manera rápida a los debates con posturas o propuestas que, de antemano, saben que levantarán ámpula y los pondrán en el centro de los reflectores. Cada quien explota sus fortalezas como mejor lo cree.

 

FORO LEGISLATIVO

Pues ayer llegó al Congreso del Estado el tema en las entrevistas de los reporteros. Y quién mejor que el Presidente de la Junta de Coordinación Política para ser cuestionado al respecto, hombre a quien le ha tocado dirigir los destinos de la primera Legislatura en la historia del Estado con mayoría femenina.

Al principio creímos que GERARDO PEÑA FLORES volvió a salirse de manera “elegante” por la tangente, pero al leer bien las palabras elegidas por el reportero para hacer la nota respectiva, nos damos cuenta que el líder panista fue puntual.

Queda claro que apoya la máxima pena que castigue a quienes violentan a las mujeres. Que paguen el resto de sus vidas, de ser necesario, dijo en resumidas cuentas el titular del Poder Legislativo en Tamaulipas, a la par que otros políticos se pronunciaban en el resto del país. ¿Y cuál es la pena máxima?

Pues a las sentencias arriba de 50 años prácticamente se les puede considerar como cadena perpetua. Eso es lo que hay y sobre lo que se pronunció claramente PEÑA FLORES, pero dejó abierto el debate a la pena de muerte, considerando que se deben analizar a profundidad todas las aristas de este enredo.

Sin embargo, una frase de la senadora LILLY TÉLLEZ viene como anillo al dedo: la también comunicadora dijo en pocas palabras que el primer feminicidio es no permitirle nacer a una niña, con lo cual reafirmó su postura en contra del aborto.

En este tenor. Si el primero en negar toda posibilidad al aborto en Tamaulipas es GERARDO PEÑA FLORES, por consiguiente habremos de deducir que no apoyarán la pena de muerte. Sería muy incongruente si lo hicieran, ¿no cree Usted amable lector?

 

A sus órdenes en: [email protected]

Comentarios