Acusan a Pumas de solapar acoso sexual

“Fue un acto de defender a ultranza a un hombre por encima de una mujer"

0
173
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Fue durante la época de Rodrigo Ares de Parga como Presidente de Pumas, cuando algunos directivos solaparon al canterano Marco García en un caso de acoso a una maestra, a quien le tomó fotos con una connotación sexual y sin el consentimiento de ella, según publicó el periódico Record.

En lugar de encontrar apoyo, la profesora de inmediato fue despedida, pues al intentar que García fuera sancionado por las imágenes que le hallaron al futbolista, quien tenía 17 años. Las fotos fueron encontradas en un celular, las cuales guardaba de forma clandestina y en las que se podía ver la ropa interior de la maestra.

Una fuente cercana y enterada del caso comentó que, la profesora buscó la manera de levantar un acta administrativa, pero que el entones vicepresidente de operaciones, Alejandro Ramírez, se negó.

“Fue un acto de defender a ultranza a un hombre por encima de una mujer, ese es un hecho”, afirmó una persona que contó varios detalles, pero prefirió el anonimato.

Tiempo después, la maestra fue removida de su cargo de forma injustificada, según comentó la fuente, una versión completamente distinta a la que declaró Pumas, que ahora, por medio de un comunicado, han aceptado que García tomó esas fotos indebidamente.

El club afirma que la maestra era tutora del programa de educación en línea y que ella solicitó se le sancionara al joven, por lo que la directiva ha decidido no pagarle sueldo durante dos meses, además de vincularlo a un tratamiento psicológico.

“Ella no estaba pidiendo con una espada flamígera que le cortaran la cabeza, estaba pidiendo que se tomaran acciones y que sancionaran al muchacho, pero no estaba pidiendo que lo corrieran del club, sino que hubiera un llamamiento», agregó.

La fuente también aseguró que la chica quedó en la indefensión, debido a que varios directivos no le tomaron la importancia al hecho. Una pruena es que Ares de Parga platicó con los padres del jugados, pero jamás con la maestra, según la persona.

«Fue la falta de sensibilidad hacia las mujeres, eso es definitivo, porque fue un acto de pensar encubrir a un jugador por encima de la ética», añadió.

 

 

Con información de: mediotiempo.com

Comentarios