Una ciudad sola

0
633
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

No sé dónde lo oí, pero por estar de moda y por la gracia que me causó se los comento… Se hace una encuesta, “De ir en un elevador y que una persona se tire un tremendo cuanto putrefacto gas y otra un estornudo, cual prefiere de las dos… Hasta el momento va arriba… Aspiro a todo pulmón el asqueroso gas…”

Gerardo Campos.-

 

Estamos solos…

Y no hay ni  pa’ donde arrancar…

Nunca había visto mi Ciudad tan desolada…

Estamos a punto de las vacaciones de semana diabla…

Y la gente no sabe qué hacer…

La recomendación del gobernador GARCÍA CABEZA DE VACA, es recluirnos en total plan familiar…

Un amigo había considerado la posibilidad de viajar a LAS VEGAS… Era su primer viaje a la ciudad más luminosa y pecaminosa del planeta tierra…

Le recomendé llegara al hotel París y que pardeando la tarde se rebotara una sopita de cebolla en el restaurante de la torre…

Le estaba haciendo las mil y una recomendaciones, al NOVATON compañero, cuando le entra una llamada de la agencia de viajes…

Se cancela viaje y reservaciones de hotel por órdenes del Gobernador de Nevada, con motivo de la ingrata pandemia…

A mi amigo, casi se le caen las trusas por la desilusión, pues ya había hecho plan con esposa hijos, nueras y comadres… Además de lo barato del avión y el hospedaje…

Como no es jugador empedernido, muy apenas jugó a la rayuela en la escuela secundaria… Tenía el plan de visitar los más famosos lugares y asistir a dos que tres shows…

Ya tenían preparados los IPOD y la moderna tecnología, para estar enviando fotos de los más famosos hoteles y casinos, de los bufes y de la gente rara que vieran, que por allá abunda…

“…Ni modo, hay será para otra….” Aceptó con resignación…

Yo que he tenido oportunidad de viajar en no pocas ocasiones a la Ciudad del pecado…

Me puse a imaginar a unas VEGAS, sin gente, sin  turistas por las miles de cancelaciones que se deben de haber dado…

Me la imaginé sin PACO MIER y sin LALO OSUNA…

Los hoteles vacíos…

Los restaurantes vacíos…

Los shows o espectáculos sin gente…

Los casinos con sus máquinas y mesas de juego sin gente…

Me imaginé el aeropuerto MAC ARRAN vacío, con cientos de aviones parados…

Una de las ciudades con mayor cantidad de turismo de todas las nacionalidades, totalmente parada… Muerta…

Y regreso a mi querida Ciudad Victoria…

Y no me extraña la tremenda soledad que estamos viviendo…

Hice un largo recorrido por los lugares que más suelo visitar y esto fue lo que observé…

Vi nuestra hermosa Alameda, una de las más hermosas del mundo completamente sola…

Vi el bello Paseo Méndez, con únicamente dos que tres corredores entre los que me incluyo…

Vi la plaza Juárez más abandonada que nunca… Vaya hasta nuestras famosas urracas huyeron…

El restaurante APPLE BEE de Plaza Campestre más solo que un entierro de pobre…

Me sentí tan deprimido, que me fui al panteón de enfrente… En mi recorrido vi la moderna como bonita tumba de GUSTAVO “La maravilla” VALDEZ, con muy sentidos pensamientos… Y de repente llegó a mí la tranquilidad…

Pasé por un ladito del Club Campestre…

Y extrañé mi baño diario de vapor y agua helada…

Como  también añoré mis diarias visitas a la taberna campirana…

Y reflexioné…

Estos días van a ser de gran unión familiar…

Que sea para bien…

 

MI MATAMOROS QUERIDO…

Cierta ocasión, en que andábamos en una de tantas  campañas para Gobernador…

Nos tocó visitar la Ciudad de Matamoros, en la muy grata compañía de RAÚL FLORES MORÁN, POLO BELLO y el médico EDWIN VARGAS…

Ya por la noche, después de los eventos políticos usuales, se puso guapo MARIO ALBERTO CRUZ AYALA  que era quien manejaba los dineros de la campaña…

Y nos invitó a LOS PORTALES, conocido restaurante de aquellos lugares, donde la especialidad lo es al cabrito y la carne asada…

Hablar de política después de una buena cena ya resultaba fastidioso e indigesto, por lo que el buen POLO que hacía comal y metate con medio mundo, nos dijo…

“…Le voy a hablar a mi amigo RIGO para que venga y nos haga pasar un buen rato…”

En ese entonces RIGO TOVAR no era tan famoso, apenas empezaba a darle a la cantada…

El sencillo personaje, llegó y después de los saludos y las presentaciones se sentó y echó mano de la guitarra…

Cantó los boleros de moda y hasta algunas de Enrique Guzmán, haciendo gala de un surtido repertorio…

Menos la que lo hizo famoso… La canción del SIRENITO y la de su Matamoros querido…

Tiempo después, le llegó la ansiada fama…

Varias veces se presentó en el programa dominical de larga duración “Aún hay  MÁS” de Raúl Velasco…

Fama que le duró poco, pues falleció siendo muy joven…

En estos momentos, como siempre ocurre, cuando muere una persona de pocas o muchas posibilidades…

Se gesta un pleito judicial por supuestos derechos para filmar su vida… Entre la esposa y una de sus hijas…

La ambición humana es cosa fea…

Cada vez que lo escucho cantar, o escucho su nombre…

Viene a mi memoria, la noche que nos deleitó con un sinfín de melodías…

Nos hizo pasar un buen momento…

 

CONSUMATUM EST…

 

Comentarios