Desarrollemos conclusiones propias en torno a los acontecimientos sociales

0
34
Tiempo aproximado de lectura: 4 minutos

Héctor F. Saldívar Garza.-

Existen acciones en nuestra convivencia social, que por su cotidiana manifestación no pasan desapercibidas para un gran sector de la sociedad; quienes no obstante, quizá no las comprendan del todo. Pero si son observadores comunitarios, la mayoría  de los acontecimientos los detectan y les encuentran explicación, más esto, es de acuerdo a los antecedentes previos acumulados y sus capacidades intelectuales desarrolladas.

Sin embargo, cuando se presentan situaciones inusuales en el país como está sucediendo actualmente con el coronavirus covid-19 y no resultan claras las explicaciones proporcionadas por las autoridades, o los medios informativos como la televisión, la radio, los periódicos; o más aún, cuando los líderes políticos presentan declaraciones alejadas de la ciencia e incluso del sentido común, de inmediato viene a nuestra mente que se está viviendo en un modelo neoliberal capitalista, donde algunos líderes mundiales, mexicanos y extranjeros, lo defienden con énfasis y han actuado con acento no siempre cercano a la ética y la moral, lo cual, en múltiples ocasiones nos conduce a pensar que el modelo referido puede tener injerencia en esos problemas, pero esto se oculta a la sociedad.

Por otra parte, también se menciona que el paradigma enunciado abarca los ámbitos  económico, político, social y cultural, lo que reafirma que cuentan con amplios controles. Por lo consiguiente, los ciudadanos tendrán que estar siempre alertas con las novedades que se observan, para realizar sus análisis y darle cauce adecuado a los movimientos cotidianos que efectúan.

Existen asimismo actividades que en los países dependientes como México, de forma común suceden y ya no impresionan a la comunidad en lo general, por lo que solo son revisadas cuando se intenta brindar una explicación a la sociedad en lo general como en esta ocasión. Ejemplo de ello es que la gente no se encuentra informada, porque no se entera de las noticias.

Estos comentarios, van precedidos de otros que de maneras diversas están al frente de la noticia, y que la gente informada  siempre los está considerando, como en la actualidad es el hecho de que el gobierno en lo común rechaza los principios del modelo neoliberal que se aplica en gran parte del orbe. Sobre todo aquellos que mantienen una dependencia de otros países que operan a nivel de imperios como Estados Unidos o Rusia.

Con estos antecedentes será sencillo para el lector comprender que el ciudadano común es bombardeado diariamente por televisoras, radiodifusoras, twits, whatsapps, llamadas por teléfono, etc., de tal manera que en todo esto se pueden estructurar estrategias desestabilizadoras contra los gobiernos que intentan autonomía, aprovechando acontecimientos nacionales o incluso internacionales, errores propios de los funcionarios gubernamentales, entre otras cuestiones. En México existen múltiples evidencias sobre el ánimo de obstaculizar el trabajo de la cuarta transformación, lo cual se maneja prácticamente de manera permanente desde el interior del territorio nacional, y eventualmente con algunas intervenciones de organismos o personas del exterior.

Todo esto se ve respaldado por algunas revistas especializadas, y periódicos internacionales, nacionales, regionales y locales, buscando que permanezca nuestro país a la deriva. Los temas con los que están actuando de manera permanente son entre otros los siguientes: Protesta social, Fuga de capitales, Carencia de medicamentos, Economía afectada e Inseguridad. Todo ello para afectar en lo posible la cuarta transformación.

Independientemente de algunos errores que se presenten por parte de funcionarios públicos, debemos aceptar que varios de estos conceptos pueden fácilmente ser impulsados por personas o grupos que se verían favorecidos ante una eventual retirada de sus funciones del presidente de la república. Recordemos que él para ganarse la simpatía de la sociedad y por la confianza que tiene en sí mismo y en el cariño de sus seguidores, ofreció que a la mitad de su sexenio se sometería a una consulta pública, para que de resultarle adversa procediera la revocación de mandato.

Por esta principal razón es muy probable que desde el principio de su presidencia, se organizaron quienes ya sabían que podrían resultar afectados con sus proyectos, y se entrelazaron con organismos internacionales para que los apoyaran en lo referente a mantener abantes los principios del neoliberalismo que serían atacados por el gobierno federal. Posteriormente han aprovechado los errores u omisiones gubernamentales para estar en constante oposición y desgastarlo en la medida de lo posible.

Lo ideal sería que realizáramos comentarios sobre cada uno de los elementos mencionados, con el propósito de ser justos, pero por falta de espacio sólo nos concretaremos al primero de ellos, la protesta social.

Tenemos que empezar aceptando que el problema tomado como bandera, lo relativo al antifeminismo, es ancestral y no del gobierno actual, sin embargo también deben considerarse errores gubernamentales por no ser más eficientes en sus acciones. Pero es evidente que el interés aplicado a su solución, existe.

En lo general esta acción ha sido la actividad opositora más intensa en cuanto a generar desorden, y se observan grupos en ella, que participan con el deseo fundamental de afectar al gobierno sin importar los daños ocasionados.

Podríamos criticar incluso en el sentido opuesto a las autoridades que tienen como propósito conservar el orden; me refiero a permitir que se practiquen esos excesos, pero en apariencia, el presidente desea que los opositores se convenzan por sí mismos de su interés en mejorar la sociedad; y no quiere que lo acusen de autoritario.

Pero a criterio propio, no sería una aberración recomendar que quienes participasen con el objetivo claro de provocar destrozos, deberían ser encapsulados y recluidos en separos para revisar de manera individual sus acciones; esto con la idea de tratarlos de acuerdo a su manera de conducirse. Asimismo, investigar con detenimiento si pertenecen a alguna organización y los fines que persiguen. Quizá podría igualmente aplicárseles multas equivalentes a los daños patrimoniales que ocasionasen y, en caso de reincidir, ejercerse otras acciones que generen un cambio favorable en su conducta.

Lo que si ya no debe repetirse, es dejarlos libres sin aplicar correctivos. Recordemos que así como existen delincuentes que pueden colarse en sus protestas solo para dañar a la nación, también hay grandes cantidades de ciudadanos que la amamos y nos afecta emocionalmente los destrozos que producen.

Concluimos el artículo invitando a los lectores a desarrollar más la observación, e informarse profundamente de los acontecimientos sociales, para estar en opción de elaborar conclusiones propias.

 

 

Comentarios