Volar drones en zoológicos causa afecciones cardíacas a animales

0
84
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

México, 29 Mar (Notimex).- Con el fin de proteger a las especies de animales que habitan en zoológicos de la capital, la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) de la Ciudad de México, a través de la Dirección General de Zoológicos y Conservación de la Fauna Silvestre, reiteró a la ciudadanía que está prohibido volar drones en este tipo de parques.

La dependencia aseveró que usar dichos aparatos podría causar afecciones cardíacas y generar miedo en animales silvestres bajo cuidado humano; por ello quedó prohibido su vuelo en los zoológicos de Chapultepec, San Juan de Aragón y Los Coyotes.

De acuerdo con la Sedema, estudios internacionales apuntan que al volar un dron aumenta la frecuencia cardíaca de los osos negros y el zumbido que genera este aparato paraliza a especies como los elefantes, al pensar que se aproximan abejas; en algunos casos los drones pueden llegar a provocar la muerte de animales.

Por ello, la Secretaría exhortó a la población en general a no volar estos aparatos dentro y cerca de los zoológicos de la Ciudad de México y de otras regiones del mundo, toda vez que alteran y perjudican la salud y el bienestar de los animales.

La Dirección aclaró que aunque los drones parecen silenciosos, éstos emiten vibraciones y sonidos que los humanos no detectan pero que los animales sienten y escuchan. Este estrés podría hacer que los animales corran, caigan y se golpeen con otros integrantes de su manada o grupo al intentar alejarse del aparato.

Aunque la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (STC) regula su operación, ante los riesgos en la salud que se podrían generar en la fauna silvestre, la Dirección General de Zoológicos y Conservación de la Fauna Silvestre restringe el uso de estas aeronaves pilotadas de manera remota en los centros para la conservación de especies.

La Sedema recordó que la Dirección General de Aeronáutica Civil, de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, es el órgano encargado de determinar la reglamentación para pilotar naves no tripuladas; en caso de no cumplir con las reglas, los ciudadanos podrían ser acreedores a una multa económica.