El charrito

0
103
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Mauricio Zapata.-

El pasado fin de semana el Alcalde de la Capital de Tamaulipas fue el hazmerreír del país.

Quizás sus “asesores” decidieron treparlo al momento que se vive en el mundo por el covid-19, tratando de elevar tantito su popularidad. Pero, lejos de eso, la empeoraron.

Él mismo redactó el mensaje que dio el viernes en redes sociales diciendo que habrá muertos en Ciudad Victoria por el coronavirus; lo de su celular (que nunca contesta) y sobre el desabasto del agua.

En ese discurso de un minuto, el edil habló más como médico al familiar de un paciente que como gobernante al pueblo en medio de una crisis, en este caso sanitaria.

Como ya se ha comentado, le llovieron críticas y burlas. Le tupieron duro en las redes y, sobre todo, fue objeto una vez más de memes y mofas no solo a su investidura como Presidente Municipal, sino también a su profesión de médico.

Al otro día, no obstante lo mal que le fue, a alguien se le ocurrió ponerle un cubrebocas y sacarlo a las calles de la ciudad trepado en una patrulla para decirle a la gente que se quedara en sus casas.

Otro error mediático que provocó no solo la risa de los victorenses, sino de otras localidades del país.

Si lo que quisieron era reivindicarlo, les salió el tiro por la culata.

Y es que todo mundo (literal) sabe que los cubrebocas no te protegen de un contagio al covid-19. Además, a pesar de portar guantes, tocaba tubos de la patrulla y aun así repartió volantes a la gente para “informarles” sobre los riesgos del coronavirus.

Irónicamente, una de esas recomendaciones es tener una distancia de metro y medio, no saludar de manos y evitar tocar cosas, mismas que le repartía a la gente.

Caray, si quería quedar bien le salió al revés.

Lo peor es que ni en su condición de médico, que se supone debe saber los riesgos y lo que es prudente o no, le permitieron abrir su mente para no hacer lo que hizo.

Con ello, nos queda claro una cosa: Xico, como alcalde y médico, es un charrito bonachón.

EN CINCO PALABRAS.- Victoria no se merece eso.

PUNTO FINAL.- “Desgraciados los pueblos que necesitan héroes”: Bertold Bretch.

Twitter: @Mauri_Zapata

Comentarios