No hay lagunas legales, considera Carlos García

0
30
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Alfredo Guevara.-

Cd. Victoria, Tam.-
La incertidumbre legal que pudiera imperar en el sector patronal obedece a una eventual falta de información por parte del Gobierno de la República, desde que declaró la contingencia sanitaria de fuerza mayor.

Es el mismo artículo 427 de la Ley Federal del Trabajo en donde se habla de que se les pueda pagar a los empleados su sueldo íntegro, explicó Carlos García González, secretario de Desarrollo Económico.

“No soy experto en lo laboral, pero sí te puedo compartir que ese pronunciamiento ya se hizo, lo que pasa es que todos esperaban que fuera una declaratoria de emergencia sanitaria y como lo manejó el Gobierno federal fue de contingencia sanitaria por fuerza mayor”, precisó.

Lo que no explicaron bien, y esto es algo que se tendrá que platicar con los empresarios, líderes sindicales y trabajadores, es que eso requiere un juicio que se lleva tiempo y quizá no reciben de inmediato el apoyo para este mes en el que están decretando que todos nos quedemos en casa, añadió el funcionario.

“Es un tema complejo jurídicamente en el tema laboral, creo que tienen que valorar las empresas el poder llegar a un tipo de convenio, tanto con los sindicatos como con los trabajadores”, señaló.

Y es que habrá empresas que sí puedan pagar y otras que no, las que están en esta última condición tendrán todo el derecho de platicar con sus colaboradores para tratar de pedir el apoyo, porque aquí todos vamos a perder, abundó García González.

Declaró el Secretario de Desarrollo Económico que el tema es que cuando se regrese a la normalidad, de manera paulatina, después de superar la pandemia del coronavirus, se siga teniendo trabajo.

“Porque si vamos a regresar y ya no vamos a tener nuestro empleo, pues qué bueno que nos pagaron todo, pero al final yo prefiero tenerlo seguro a tener algo un mes, independientemente de que estemos en una pandemia”, citó.

Apuntó que algunas empresas tomaron decisiones en común acuerdo con los trabajadores, a los que les entregan un 50 o un 60 por ciento de sus salarios.