La última cena (I)

0
138
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Mauricio Zapata.-

Hace año y medio escribí una parodia sobre el nacimiento de Jesús como si éste hubiese sido en la época actual y en Tamaulipas. Se tituló “El Evangelio según Lucas “el pato” González”.

Se trataba de Chuy Martínez Garza. Hoy luego de 32 años de persecuciones y de una serie de situaciones regresa, aunque no sabe que va a morir.

Iba a la altura del ejido El Olivo luego de una larga travesía en donde fue con un conocido suyo llamado Lázaro que había tenido una cruda tremenda y Chuy le había ido a preparar una michelada y un coctel de camarones “vuelve a la vida” que le cayó de perlas y prácticamente ‘revivió’.

Antes de llegar a El Olivo, Chuy le pidió a dos de sus amigos que los acompañaban que buscaran un burro para montarlo y así llegar a la Ciudad que, se supone ya lo esperaba. El animal fue robado de un solar cercano.

Llevaba un ramo de mezquite. Con él espantaba a los perros que se le aceraban a ladrarle, pero también le sirvió como fuete para arrear al burro que ya le habían conseguido y con ello entrar triunfante.

Lo acompañaban 12 de sus mejores amigos, con los que recorrió parte del estado en su gira. Una de esas ocasiones, en el río Purificación caminó sobre él. Cerca de la presa Vicente Guerrero, pisteando con ellos convirtió el agua en cerveza, luego de que se les había acabado el cartón que llevaban.

Sus cuates eran Andrés, un pescador de la Laguna Madre que cuando Chuy pasó cerca de San Fernando lo siguió porque vio a su hermano Pedro entre la raza que los seguía. Bartolomé, a quien apodaban el fresa. Era un tipo de Monterrey y según las escrituras, provenía de una familia muy bien acomodada. Don Chago, era otro pescador que se había unido a la misión, pero él era de La Pesca. Chaguito, que era el más gris e insignificante de los 12.

Juan, a quien le decían “El Johnny” era el mejor amigo y confidente de Chuy. Judas Iscariote, quien más adelante traicionaría a la banda. Judas Tadeo, también poco conocido entre ellos, pero que después se haría uno de los más populares. Mateo, él era el tesorero y se encargaba de juntar la lana para poder sobrevivir. Pedro, “El Peter”, otro de los más cercanos a Chuy.

Felipe, “El Pipe”, que fue de los primeros en seguir a Chuy. Simón y Tomás que tendrían relevancia. Se dice que Tomás era gay porque nunca se le conoció novia alguna, aunque jamás salió del closet.

Cerca de Soriana Palmas ya los esperaba mucha gente que se había congregado para recibir al Mesías que iba con sus 12 amigos y su ramo de mezquite.

Mañana la segunda parte.

EN CINCO PALABRAS.- Urge que se comuniquen más.

PUNTO FINAL.- Ayer adelantamos una hora el reloj. Qué ganas de adelantarlo cinco años.

Twitter: @Mauri_Zapata

Comentarios