¿Existe la alianza Ebrard-Cabeza?

0
179
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Fernando Acuña Piñeiro.-

En anteriores  sexenios los presidentes de la República solían cuidar un poco más las formas en relación a quien o quienes eran sus consentidos. En el caso de  Enrique Peña Nieto, centralizó sus decisiones entre él, Luis Videgaray y Miguel Ángel Osorio Chong.

Era la triada por excelencia y hasta el final la guerra por el poder se dio entre esos dos alfiles del gabinete peñista. De hecho gran parte de la etapa política que estamos viviendo actualmente en el estado, se deriva de esa memorable guerra entre el ala política contra el ala económica del  anterior sexenio.

Actualmente en esta cuarta transformación, el hombre que aparte del presidente AMLO concentra demasiada influencia y poder, es el canciller Marcelo Ebrard Casaubón. Se dice que en unos meses más le entregarán  el partido a uno de sus más cercanos (Mario Delgado  Carrillo), con lo cual le estarían adelantando prácticamente la mitad del cheque en blanco y lo posicionarían ya sin reversa rumbo a la candidatura presidencial en el 2024.

Por cierto dentro de la rumorología de Palacio Nacional la versión de que Ebrard  podría ser nombrado como el nuevo Secretario de Gobernación sigue siendo bastante considerable. De hecho Ebrard ya ejerce de facto el control no solo de la política exterior sino también de la política interior.

Para muestra, basta un botón: el pasado 30 de marzo el Gobierno de la República emitió lo que sería el primer comunicado estratégico en relación a la lucha contra la pandemia del COVID-19.

Ese día el fue declarada la Emergencia sanitaria en México pero en lugar de que dicho anuncio, correspondiente a la seguridad interior del país, fuese comunicado por la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, el que leyó la declaración de emergencia sanitaria, fue Marcelo  Ebrard.

Ebrard también ha desplazado a Sánchez  Cordero en temas de seguridad nacional como el de los migrantes centroamericanos. Incluso Ebrard  ha acudido en representación de AMLO  a las cumbres de jefes de Estado a nivel global. De hecho durante estos dos primeros años del gobierno obradorista, el llamado “Carnal” Marcelo, (por aquello de las películas de Tintan) es el que ha ejercido el mando sobre cuatro o cinco secretarías de Estado, en los tiempos en que el gobierno de Trump intensificó las presiones. Todo ello, desde luego, con el visto bueno del presidente AMLO.

Fueron tan fuertes las versiones sobre el superpoderío político de Ebrard, que en diciembre del año pasado, durante su comparecencia en el Senado,  se vio obligado a aclarar, que él no es un Vicepresidente, “porque en México, todavía no existe esa figura,  y tenemos todavía mucho Presidente”.

La intervención estelar más reciente de Marcelo Ebrard, acaba de ocurrir, durante la videoconferencia que el súper influyente canciller  llevó a cabo con los gobernadores del norte del país, (donde destaca Francisco Cabeza de  Vaca) y en la cual el ministro mexicano del exterior, coincidió con CV, en la necesidad de atender el constante flujo de migrantes por la frontera mexicana, en la parte tamaulipeca.

“Compartimos la preocupación del Gobernador, esto se tiene que resolver, porque es un problema muy serio”, dijo Ebrard, al mismo tiempo que el asesor principal del sexenio cabecista, Cuitlahuac Bardán Esquivel se frotaba las manos de contento, dado que se le considera el enlace entre el gobierno panista de Tamaulipas, con el grupo político Ebradorista en el país.

De hecho en meses pasados se llegó a hablar de que, el Gobernador  Cabeza  de Vaca mantiene una alianza no escrita con Ebrard  Casaubón, una amistad en la cual se incluye la posibilidad de que en su momento ambos jalen por el mismo lado, en caso de que Marcelo llegase a ser el candidato Presidencial, y de que CV ya como ex mandatario, siguiese jugando en las ligas mayores del CEN panista.

Pero mientras eso sucede, por lo que acabamos de ver, la comunicación entre Ebrard y Cabeza es de más empatía que con el Presidente.

Cabeza también  aprovechó la charla con Ebrard, para solicitarle  recursos extraordinarios para atender los efectos de la pandemia en Tamaulipas. Asimismo le solicitó al canciller, intervenga para lograr una mayor coordinación entre el gobierno tamaulipeco y la Federación, con el fin de realizar un recuento más exhaustivo de camas, insumos, personal y equipamiento. Todo ello para poder subsanar cualquier deficiencia.

Como bien  se puede observar, Ebrard está convertido en el más eficaz interlocutor obradorista ante los gobernadores. Habrá que ver, si más adelante esta hipotética alianza de MEC con Cabeza de Vaca, sigue generando consecuencias.

Por lo pronto, parece que entre los dos  se llevan bien. Y a como están las cosas con AMLO, esto ya es ganancia.

Comentarios