Da el coronavirus vía libre a la tortuga lora

0
36
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Alfredo Guevara.-

Cd. Victoria, Tam.-
La arribazón de la tortuga lora a los sitios de anidación ubicados en el litoral de las costas de Tamaulipas, en esta ocasión no se verá amenazada por la mano del hombre, al estar prohibido el ingreso por la pandemia del coronavirus covid-19.

El vocal ejecutivo de la Comisión de Parques y Biodiversidad, Alejandro Garza Peña, estableció que personal de la Guardia Nacional (GN) y elementos de la Policía Estatal vigilan que no haya ingreso a las costas del Golfo de México.

A la fecha, la arribazón de la tortuga lora a las costas de la entidad es una realidad, tras haberse detectado casi cien nidos en Tepehuajes, en el municipio de Aldama, además de unos 20 en La Pesca, de Soto la Marina.

“No tenemos una cifra precisa sobre el número de nidos que se llegan a formar en las playas de Rancho Nuevo, Barra del Tordo, Tepehuajes, Altamira y Miramar, en Tamaulipas, son el sitio de anidación de cientos de tortugas lora, cuya arribada comenzó en marzo del presente año”, indicó.

Convino en que la especie podrá arribar a las costas de Tamaulipas frente al Golfo de México, sin problema alguno, incluso sin la amenaza de aquellos depredadores que buscan llevarse los huevos de tortuga, porque no está permitido el ingreso, sostuvo.

“Esperamos que sean bastantes, tenemos todo el equipo ya listo, está la gente trabajando, tenemos todos los cuidados que se requieren, ahí en La Pesca hay un retén en la entrada, de la Guardia Nacional y la Policía Estatal donde no te dejan entrar”, reiteró.

Cuando el personal de la dependencia tiene que ingresar a realizar trabajos de supervisión, se avisa, con el objeto de que tenga todas las facilidades para realizar su trabajo.

“Pero el personal que está ahí normalmente, ese está entrando y saliendo”, precisó.

Estimó que en alrededor de tres o cuatro meses termina la arribazón, porque después de la tortuga lora se sigue con la tortuga verde, de tal manera que durante casi todo el año se registra la llegada tanto de una como la otra especie.