Van ONG’s al auxilio de inmigrantes

0
41
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Rogelio Rodríguez Mendoza.-

Cd. Victoria, Tam.-
Ante el abandono por parte de los gobiernos, son organizaciones no gubernamentales las que están auxiliando a los miles de migrantes que permanecen en Tamaulipas a la espera de una respuesta a su solicitud de asilo político en Estados Unidos.

Guillermo Gutiérrez Riestra, representante regional de la tercera visitaduría de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), lamentó el hecho, porque las personas no tienen gel ni jabón, lo cual los hace vulnerables frente al covid-19.

Dijo que suman aproximadamente tres mil los migrantes que permanecen en la frontera de Tamaulipas, a la espera de una respuesta del Gobierno de Estados Unidos. La mayoría se encuentra en Matamoros.

Riestra explicó que hizo una visita a un campamento en Matamoros, donde cientos de extranjeros permanecen hacinados y en condiciones de higiene bastante deplorables, lo que resulta un riesgo muy alto en medio de la pandemia por el covid-19.

“Lo que hace falta es colaboración de los distintos niveles de gobierno, para garantizarles a los migrantes los servicios más elementales para todo ser humano”, indicó.

“Acabo de hacer una revisión en Matamoros de los migrantes que están al lado del río, que son casi tres mil, y no veo más que los servicios que les ofrecen organizaciones internacionales de ayuda”, añadió.

Refirió que a los migrantes no les queda otra opción que permanecer en Tamaulipas a la espera de que se les conceda la entrada a Estados Unidos.

“Ellos tienen el derecho de poder transitar libremente por el territorio mexicano y por eso están en la frontera. No se quieren regresar a sus países porque tienen la esperanza de que Estados Unidos les dé un sí a su petición de auxilio”, refirió.

Al respecto, el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca ha venido demandando con insistencia al Gobierno federal que se haga cargo de los migrantes varados en Tamaulipas, porque podrían ser factor de riesgo para generar un brote masivo de covid-19.

Pese al llamado, el Gobierno federal permanece “mudo”.