‘Nos envidia todo el mundo’

0
15
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Pérez Ávila

Muy mal empezó la semana, si dos advertencias opuestas son consideradas como definitorias: Primero, el señor presidente, don Andrés Manuel, con su habitual pronunciamiento: “Nuestros enemigos quieren debilitar mi gobierno, bombardeándolo con mentiras”. Enseguida los señorones del capital: “Los empresarios terminaron por perder toda su confianza, en abril”.

También el lunes, se deslizó en los medios la negativa de un número indescifrable de funcionarios, en torno a la reducción salarial, y la renuncia al aguinaldo. La orden presidencial traerá consecuencias, si acaso, ahora sí, el porfiado Porfirio no está mingiendo fuera de la bacinica. Según el proteico Muñoz Ledo, “se está presionando a los funcionarios de alto nivel, para que acepten la disminución”.

Siguió su ruta el antagonismo político cupular, con la iniciativa enviada desde Palacio Nacional a la Cámara baja (de verdad, baja) para conferirle al señor Presidente, la libertad de modificar, ampliar, rebajar, direccionar recursos públicos, sin solicitar la anuencia de los y las diputadas federales. Por hoy, está en impasse todo.

Mientras observo y calibro la realidad nacional, desde mi punto personal e intransferible, le apunto una aseveración apropiada y oportuna al señor Presidente: “La pandemia, aún en curso, nos dejará centenares de miles de ausencias irreparables, y una economía dislocada y severamente disminuida. En muchos sentidos, tenemos que darnos a la tarea de reconstruir el mundo”.

Agregó algo que le respeto y aplaudo: Será a través de la colaboración y la fraternidad, para dejar a un lado el sálvese quien pueda.

Le critico, y hasta le censuro, lo que de acuerdo a mi conciencia causa daño, incluyéndole a él. Pero las anotaciones que he destacado me parecen elogiables, porque soslayan la rutina de satanizar a cuantos han estado antes que él al frente de los destinos del país.

Quisiéramos, igual que usted, igual que todos, un presidente con la virtud de aplacar antagonismos, generando confianza, lo mismo en sus seguidores, que en quienes lo afrontan y enfrentan, por no estar de acuerdo con sus decisiones. Por desgracia, uno es el presidente de esa frase oportuna de jalar parejos con estilo fraternal y, otro, distinto, casi opuesto, es el mandatario déspota con los opositores y camelador con sus aduladores.

Para buena suerte del Primer Jefe de las Instituciones, como se decía antes, desde el fondo del gigante septentrional llegaron las remesas de los que, desde allá, no olvidan sus raíces, ni muchísimo menos a los suyos, a sus consanguíneos, a sus seres más allegados. Increíble: Aumentó en número y en cantidad el giro. Son miles de millones de dólares, multiplicados por 20. Se trata de un alivio, en el medio de una vorágine que molesta, irrita e indigna, sobre todo cuando los funcionarios con poder asumen como una estrategia genial dejar al país sin bebidas discretas.

 

QUE NO GASTÓ MÁS DE 4 MIL MILLONES

Si es verdad la denuncia impresa en letras de molde, entonces se está incurriendo en un desatino, si se consigue el préstamo autorizado ya por el Congreso Local al gobierno estadual presidido por Francisco Javier García Cabeza de Vaca. ¿Dónde está el purrúm? Según el chisme, chiste, chanfle, chocarrería churre, un caudal enorme de dinero, cuatro mil 65 millones de pesos no se erogaron, no salieron del depósito victoriano, no se gastaron, a pesar de estar presupuestados. Tiene un nombrecito esa falencia, “subejercicio”. Yo lo llamaría de forma coloquial, por supuesto, como “supendejez”.

GIRÁNDULA ATÓNITA: La falla medular en el enlace gobierno-prensa tiene los apellidos del Benemérito. ¿Quedó claro?