No entienden, carajo

0
163
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Mauricio Zapata.-

A nivel nacional la curva nada que se aplana y nada que se doma.

En Tamaulipas ha estado medio controlado, pero hay días en que se multiplican los casos de contagios y de defunciones.

El asunto es que no se le ve fin ni mucho menos la luz al final del túnel, como aseguró el pasado sábado el presidente López Obrador.

Pero mucho se da por la indisciplina genética del mexicano.

Entendemos que el encierro ya ha mermado el ánimo de muchos. Entendemos que ya quieren regresar a la “normalidad”. Entendemos, pues, que haya un hartazgo, pero si no ponemos de nuestra parte, de nuestra tolerancia y de nuestra paciencia, esto podría tardar mucho más.

Y es que en los centros comerciales sigue habiendo mucha gente. Les piden uno por familia y entran dos o hasta tres.

A las tiendas, igual, y les vale, entra la pareja a comprar sus cosas. Algunos sin cubrebocas, y si el despachador les pide que se lo pongan o les dice que no pueden entrar sin él, se enojan.

En la calle, sí, en plena calle, hay cubrebocas y guantes tirados.

El otro día me tocó ver en un semáforo como un señor tiró un cubrebocas por la ventana, como si nada.

Las filas para entrar a un súper son grandes. De más de 50 personas.

Lo vimos hace unos días en un depósito de cerveza, la gente fue como si nada y propició el show de la Coepris.

Hay carros que por su terminación numérica no deben circular, y allí andan circulando. Y nadie les dice nada. Insisto, y no se ve que sean de algún servicio esencial.

Se supone que en el transporte público está la restricción de no subirse sin cubrebocas y he visto mucha gente sin él.

No entendemos que mucha de la responsabilidad para que se eviten los contagios depende de nosotros, y no hacemos caso. Ah, pero eso sí, que no nos dé, porque entonces culpamos a las autoridades.

Ya lo vimos el 30 de abril y el diez de mayo.

Ya lo vimos en otros casos, y no es posible que no pongamos de nuestra parte como sociedad.

En resumen: No entienden, carajo.

EN CINCO PALABRAS.- Ya ni llorar es bueno.

PUNTO FINAL.- “Hay dos tipos de patriotas: el que ama a su país y el que ama al gobierno de su país. Lógicamente los gobiernos consideran más patriotas a estos últimos”: Jaume Perich.

Twitter: @Mauri_Zapata

Comentarios