El Vacío de la Información

0
54
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Ricardo Gaviño.-

Estos últimos días he tenido la oportunidad de hacer público mi punto de vista sobre el tema tan controversial sobre las energías renovables en México y el impacto generado por la decisión de la Secretaría de Energía de frenar o pausar los proyectos eólicos, por medio de un decreto.

En esta ocasión, quisiera explicarlo un poco más detallado, pero al mismo tiempo tratar de hacerlo lo más sencillo posible. Lamentablemente he visto las reacciones de muchos personajes que se hacen llamar líderes, que han estado mal informando a su público, ocasionando polarizaciones y divisiones. Eso mis estimados lectores, es aprovecharse de la posición en la que se encuentran.

Antes de generar una opinión, creo que primero hay que ver el panorama completo de toda esta problemática. Entendiendo cómo se fue desarrollando la apertura del mercado en el sector energético hasta entender la situación del día de hoy y estar conscientes de cómo son las “reglas del juego”.

Hablar de la CFE es hablar de una paraestatal que su manejo no ha sido el mejor en las pasadas administraciones, es decir, si no ha funcionado es consecuencia de los anteriores también.

Lo que hoy debemos de celebrar, es que en la pasada administración se reconoció que el futuro es la creación de un mercado competitivo y apostar a las energías limpias; tales como la solar, hidroeléctrica, eólica, entre otras tantas. Y fue así como se generó la Reforma Energética, en la que se busca fortalecer a CFE para que pueda competir o trabajar de la mano de las empresas privadas en el territorio nacional. Así mismo, como mencionar el Acuerdo de París, firmado en el 2015, en el que México junto con otros 194 países se comprometen a ir transformando la generación de energías sucias a las energías limpias. La meta a corto plazo es llegar al 2024 con nuestra 35% de energía limpia, hoy estamos al 31%.

Hoy estamos viviendo situaciones extraordinarias, en la que no ha habido ningún sector que no haya sufrido los embates de la crisis sanitaria. En el caso del sector energético, es importante mencionar que la oferta de energía sigue en aumento, lamentablemente la demanda bajó casi un 12%.

Es por eso que aparte de pausar los proyectos, es importante mencionar que hace falta terminar de regular a las empresas extranjeras. Por ejemplo, las empresas extranjeras no pagan la distribución de la energía, es decir, solamente la almacenan.

Esto al final de cuentas no quiere decir que esté mal el libre mercado, todo lo contrario. Lo que sí debemos de estar de acuerdo es que el piso parejo debe ser para todos. Y lo más importante, es la responsabilidad de cada uno de nosotros en no caer en los falsos discursos, esta sociedad la construimos todos y nuestro deber nos obliga en al menos, informarnos.

 

Comentarios