El virus legislativo

0
85
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Mauricio Zapata.-

Tardaron tres semanas en sesionar, para que a su regreso haya un contagiado y hayan tenido que mandar a “encuarentenar” a los 36 diputados.

Pero no solo a ellos, sino al resto del personal del recinto legislativo.

Hay quien dice que no hubo protocolos sanitarios; que incluso alguno de los legisladores, en sus constantes recorridos entregando apoyitos, pudo haber contraído el virus y llevarlo al Congreso del Estado.

Esto último no lo creo.

Lo que sí es un hecho es que la persona que contrajo el covid-19 tiene trato directo con todos y cada uno de los legisladores, y con la mayor parte del personal de ese sitio.

Pero lo pudo haber contraído en cualquier lugar: en un Oxxo comprando café, en el súper, en la tienda, con algún vecino o familiar.

Ahora no se trata de culpar a nadie, todos estamos expuestos a esta situación y la cadena se extiende, por eso el llamado a quedarse en casa.

El contagiado platicó con los diputados, estos platican con sus asistentes, con el personal de Servicios Parlamentarios, con ayudantes, tocan papeles, tocaron la tribuna, las curules, los documentos.

Tuvieron varias reuniones en comisiones, en el pleno, en las previas.

El personal que tuvo contacto con él también tuvo contacto con demás trabajadores del Poder Legislativo estatal.

En fin, el recinto fue cerrado y todos y cada uno de aquellos que se presentaron a trabajar el martes y el miércoles están en aislamiento, y en el transcurso de la semana se les realizarán las pruebas para descartar, o bien, para aplicar las medidas y se prevengan.

La situación no es para menos y hay gente que corre riesgos.

Entre los legisladores hay algunos con obesidad, con principios de diabetes, incluso con hipertensión.

Ojalá no pase a mayores. Que el que tiene el contagio se recupere pronto y que no haya más personas que lo contraigan. Porque al final de cuentas, se supone que hubo filtros sanitarios, tanto institucionales como los personales, que cada quien hace.

El asunto es que todos estamos expuestos y que, por alguna razón, como es el trabajo, nos hace vulnerables.

Hay que cuidarse y cuidar a los demás. Esta semana será una de las más complicadas, se vendrá un pico bastante alto y lo mejor es establecer condiciones para evitar más contagios.

Por lo pronto, un servicio esencial, como es el legislativo, quedará parado, ahora sí, por miedo a más contagios.

EN CINCO PALABRAS.- Cada vez son más funcionarios.

PUNTO FINAL.- “A nadie le vino antes la cordura que la insensatez”: Séneca.

Twitter: @Mauri_Zapata

Comentarios