Claman por ayuda de los victorenses

0
87
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Chantal Martínez Díaz.-

Adelfina Castañón es jefa de familia, está desempleada y se dedica cien por ciento al cuidado de uno de sus hijos, que presenta discapacidad motriz y demanda atenciones y cuidados especiales: Ulises Daniel Treviño Castañón.

El muchacho tiene 31 años, ella tiene 61 y por el momento el resto de los hijos de doña Adelfina no pueden apoyarle debido a la falta de empleo, pues se dedicaban a prestar sus servicios en una constructora que, al igual que la mayoría de las empresas, cerró por la cuarentena.

Daniel tiene cien por ciento dependencia hacia su madre, ambos viven en el ejido La Libertad en condiciones de precariedad y, aunque el muchacho es beneficiario del programa del Gobierno federal para atender discapacitados, el apoyo a esta familia no les ha llegado.

Por ello hicieron un llamado a la comunidad para que una corazones y les “echen la mano” para pasar esta cuarentena.

Además de despensa y enseres para limpieza, esta familia requiere de una silla de ruedas, pues la que tiene prácticamente está inservible.

Asimismo, se necesita un baño para personas con discapacidad.

Y aunque la señora Adelfina pareciera una mujer muy fuerte, hay momentos en los que ya no tiene las fuerzas suficientes para cargar a su hijo y llevarlo a hacer sus necesidades básicas al patio.

Esta familia está a la espera para que las actividades se reanuden y sus otros tres hijos puedan regresar a trabajar y seguir apoyándola.

La señora Adelfina y Ulises Daniel le hacen frente a la vida lo mejor que pueden, pero ahora su situación es insostenible.

La señora Dalila es su vecina y sirve de contacto para comunicarse con esta familia, el número es 834 2209212; también se puede acudir directamente al ejido La Libertad y su casa es la que está  frente al tanque elevado, ubicado a dos cuadras de la calle principal, la Eugenio Hernández Flores, frente a la plaza.

Para recibir apoyos cuentan con la tarjeta de Bienestar de Banco Banorte con el número 4915 6632 5272 8408.

SIN ATENCIÓN PARA DISCAPACITADOS

La organización Antorcha Campesina lleva a cabo una campaña para visualizar la situación en la que se encuentran miles de familias, que atraviesan esta cuarentena en situaciones de gran precariedad.

Aseguran que la situación que enfrentan miles de familias en los ejidos de la Capital tamaulipeca, por la contingencia, ha provocado que las personas con discapacidad se vuelvan más vulnerables.

Su situación se ha complicado, al igual que para las miles de familias que están pasando por la misma situación. Ellos se unen a las exigencias para que los gobiernos federal, estatal y municipal ejecuten un plan encaminado a atender las necesidades de los más pobres de todo el país, que no tienen los recursos necesarios para sobrevivir estos días de contingencia.

 

EL DATO

En Tamaulipas, de acuerdo al Inegi, el 16 por ciento de la población presenta algún tipo de discapacidad; esto significa que son más de 156 mil personas; sin embargo, las cifras se han quedado cortas de acuerdo a sus necesidades.

Más de la mitad de esos 150 mil tienen alguna dificultad de desplazamiento; el 26.5 por ciento no puede escuchar, el once por ciento batalla para hablar o comunicarse y un 8.7 por ciento presenta discapacidad mental; el resto presentan otro tipo de daños.

En nuestro país, las personas que tienen algún tipo de discapacidad son cinco millones 739 mil 270, lo que representa 5.1 por ciento de la población total. De las personas que presentan alguna discapacidad, 49 por ciento son hombres y 51 por ciento mujeres.

En Tamaulipas, cuatro de cada diez personas presentan discapacidad por enfermedad, 16 de cada cien debido a un accidente, mientras que la edad avanzada representa un 21.7 por ciento.

Hace unas semanas, el Centro de Cuidados y Derechos Humanos A.C. (Cuidhar) advertía sobre la necesidad de voltear la mirada a las personas que requieren cuidados, así como a los propios cuidadores, por lo que se requiere crear una instancia nacional y estatal para el cuidado de las mismas.

Respecto de la situación actual que se vive a propósito de la emergencia nacional (y mundial) por el covid-19, se ha dado mayor atención al tema de las medidas sanitarias; sin embargo, el tema de cuidados es fundamental, y es y debe ser considerado tan importante como el de las pensiones mismas.

En la pandemia, destacó, hay que cuidar al binomio; es decir, a quien requiere de la atención de otra persona y a quien realiza esa noble labor, que en la mayoría de los casos se hace por amor a la persona.

Comentarios