La guerra del agua

0
79
Tiempo aproximado de lectura: 5 minutos

José Inés Figueroa Vitela.-

Once municipios de Chihuahua promovieron juicios de controversia constitucional en contra del Gobierno del Estado y el federal, así como sus respectivas instancias relacionadas con el sector agua.

La suprema Corte de Justicia de la Nación la semana pasada notificó la admisión de al menos cuatro de tales recursos, mientras otros, incurrieron –como en el caso de Güémez, Tamaulipas con su recurso contra el crédito de los cuatro mil 600 millones de peso–, en que el alcalde promovente carecía de la representación jurídica para hacerlo, pues dicha potestad es exclusiva del síndico en el cabildo.

Total que los alcaldes están en contra de la disposición del gobernador y el gobierno federal, de sacar agua de las presas de su estado, para abonar a la deuda quinquenal que se tiene con los Estado Unidos de Norteamérica, por el tratado de 1944 sobre el río Bravo, que FOX Presidente modificó a favor de sus paisanos del norte, incluyendo afluentes distintos a la corriente internacional, para cubrir las cuotas de hace casi un siglo.

La Comisión Nacional del Agua para este año había dispuesta extraer cien millones de metros cúbicos de líquido de la presa La Boquilla en Chihuahua, así como150 millones de metros cúbicos de la Marte R. Gómez, en Tamaulipas, y otros cien millones de metros cúbicos de otro vaso de Coahuila.

México debe entregar 652 millones de metros cúbicos de líquido a más tardar el 24 de octubre de este año, sumando el adeudo del ciclo 34 (de 2010 a 2015) y este 2020 concluye el ciclo 35.

El Tratado modificado establece que no puede haber dos periodos consecutivos con deudas de agua.

Como sea, los municipios de la Cuenca y distritos de riego chihuahuenses emprendieron las acciones jurídicas, mientras los productores, en cuanto se empezaron a hacer los trasvases, bloquearon los accesos a la presa, y quemaron vehículos, en son de protesta.

La Suprema Corte, decíamos, ya admitió varias de las querellas municipales, en tanto la Comisión Nacional del Agua, también la semana pasada, anunció que trabaja con la Comisión Internacional de Límites y Aguas en una propuesta alterna, que le permita a México cumplir con sus compromisos don Estados Unidos, sin afectar a la presa La Boquilla, de Chihuahua y sus usuarios.

Los municipios de López, Chínipas, Coronado, Cusihuiriachi, Maguarichi, Manuel Benavides, Ocampo, Riva Palacio, San Francisco de Conchos, Aquiles Serdán, Mamipica, Guadalupe y Calvo y Balleza, en Chihuahua, por lo pronto, ya la libraron.

¿Y Tamaulipas?

De nuestro estado, como de Nuevo León y Coahuila, la Suprema Corte decidió: no ha lugar atenerlos como terceros interesados, ya que la invalidez o validez que este Alto Tribunal llegue a declarar o a reconocer, en el caso específico, tendrá efectos particulares o entre las partes, por no encontrarse en los supuestos señalados en los citados artículos, esto es, se limitarán a la esfera competencial de la parte actora, pues el alcance de los efectos varía según la relación de categorías que hay entre el ente actor y el demandado, quien es el creador de la norma general impugnada.

Ya llovió y si las autoridades de México y Tamaulipas se ponen la camiseta de los mexicanos y tamaulipecos, harán valer las primicias originales del tratado, para contabilizar las corrientes y cancelar las deudas trasquinquenales.

Aunque dependemos absolutamente de la naturaleza, no es un secreto que cada vez es más escasa la disposición de agua corriente, entre otras cosas, por el calentamiento global y el crecimiento de la población humana y animal que la consume.

Hay quienes ven en el futuro el motivo de las guerras en la disputa por el agua; cierto o no, no hay necesidad de adelantar vísperas, solo con hacer valer el derecho y la razón, pensando en los propios.

Chihuahua cuenta con 8 distritos de riego, que dotan de recursos hídricos a 150 mil hectáreas en toda la Entidad; en Tamaulipas son siete distritos de riego con 419 mil hectáreas irrigadas y 27 mil 478 usuarios.

La mayoría de ellos, con los más altos índices de productividad, se ubican en los distritos 025 y 026, de la franja fronteriza, cuyo afluente es el río Bravo.

¿Alguien le resta trascendencia al tema?

En Victoria capital se dejó correr la versión, en las socorridas redes sociales, que la clausura de una gasolinera donde se vendía el combustible a un precio menor al resto de los establecimientos de su tipo, se debió a que le hacía competencia al negocio del Senador.

No tenemos conocimiento que ISMAEL GARCÍA CABEZA DE VACA haga negocios con la venta de combustibles al por menor.

La versión semioficial –no hubo boletín de promedio–, es que la intervención fue de la COEPRIS estatal y de la Secretaría de Finanzas, también del Estado, y la razón argüida, que carecía de los permisos y documentación vigente para operar el negocio.

El gobernador FRANCISCO GARCÍA CABEZA DE VACA ayer participó con sus pares de la Conferencia Nacional de Gobernadores, en una sesión de trabajo virtual, con los integrantes del gabinete federal sectorizado, encabezado por la Secretaría de Gobernación, para abundar sobre las medidas adoptadas para la reactivación gradual de los sectores económicos, de cara a la pandemia.

El mandatario tamaulipeco, destacó su intención perenne de trabajar de la mano con el Gobierno federal, con propuestas y acciones para hacer frente a las consecuencias de la pandemia del coronavirus, en materia sanitaria y de economía.

No obstante, a lo largo del encuentro virtual, dejó constancia, de la necesidad de que el Gobierno central emita los criterios para la reactivación económica nacional, para dar legalidad y certeza a las acciones que los estados vienen desplegando.

La Federación ha concedido a los estados decidir los tiempos y las formas de aplicación de las medidas, en una facultad que es de su entera competencia y que no estando acompañada de presupuesto, reglas y marco jurídico sanitario general, transita en la irregularidad.

De ahí los planteamientos expuestos.

El lunes, Tamaulipas presentó un nuevo “pico” en la incidencia pandémica al reportarse 119 casos nuevos, 111 de los cuales correspondían a ese día y los otro ocho, de los laboratorios privados enviados ya tarde, el día de la víspera.

En fallecimientos el lunes también fue un día negro, al registrar diez, la más alta para una sola jornada.

Y ese, fue precisamente el primer día de La Nueva Normalidad, en la que los establecimientos comerciales y prestadores de servicios empezaron a abrir, al 25 por ciento de su capacidad, mientras los hoteles lo hacían al 50 por ciento.

Si todo mundo sale a la calle, si no se cuidan las medidas de autocuidado, usando tapabocas fuera de casa y lavándose constantemente las manos, será muy de esperarse un repunte mayor de contagios en los próximos días.

Y aunque las disposiciones consideran regresar al confinamiento ciudadano y cierre de actividades, si los hospitales destinados a la atención de los pacientes de covid-19 llegan al 60 por ciento de su capacidad.

Entrados en esa dinámica, nadie garantiza que se pueda detener la curva creciente antes de que los recursos sean insuficientes para dar atención a los pacientes, en cantidad y calidad.

Por eso más vale seguir tranquilos, extremando precauciones, manteniendo la sana distancia y cuidándose todo lo necesario que indican las autoridades de salud.

Al conocerse los salarios que está pagando el Gobierno federal a través del ejército al personal, contratado para la atención de la pandemia, médicos, enfermeras y personal de apoyo del hospital RTC de Altamira ayer bloquearon la carretera.

Resulta que la mayor parte del personal, en ese y en todos los hospitales del estado, trabajan sin haber sido dotados de la plaza laboral, con lo cual les pagan salarios de hambre, menos de lo que gana un obrero calificado, cuando ellos son profesionistas, con carrera universitaria y en labores de alto riesgo.

Algunos medio compensaban sus ingresos -nunca al tamaño de una base-, con una gratificación que les daban, por trabajos extra, fuera de horario, pero hasta eso les quitaron en pleno diciembre, el año pasado.

No es que los del INSABI ganen mucho; quienes trabajan por esa vía, ganan lo que todos deberían ganar, si tuvieran sus plazas laborales, o aún sin ellas, si se reconociera justamente el trabajo que desempeñan.

Es que si RTC no hubiera muerto…

Comentarios