Carencia de líderes

0
114
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Mauricio Zapata.-

Sin duda alguna, Victoria, Tamaulipas y México carecen de líderes que encabecen el avance.

Nadie reúne las cualidades que debe tener un líder real, una persona que de verdad sea la cabeza de una sociedad a la que le urge salir adelante, que también le contagie y empuje para hacerlo.

Tenemos jefes, sí. Y muchos. Pero no hay líderes como tal.

Y es que un verdadero líder suma y multiplica, no divide ni resta. Quien haga esto último no tiene la principal condición para establecer un liderazgo.

Un verdadero líder no enfrenta a los adversarios o a los que no piensan como él, al contrario, trata de buscar la manera de que se acoplen las ideas, o bien, intenta establecer una empatía.

Un verdadero líder escucha y consensa. Trata de que no haya adversidades, o bien, trabaja para que las inconformidades no trasciendan, es decir, que no se creen conflictos.

Un verdadero líder resuelve, no da pretextos y le echa la culpa a los demás. Se responsabiliza de los errores que se puedan cometer, pero cuando hay aciertos, le da el crédito al grupo.

Un verdadero líder promueve la unidad. A pesar de que haya gente que no lo quiera o que no piense como él, el verdadero líder trabaja para que esto no sea un proceso de división, y evita a toda costa el conflicto que se pudiera generar.

Un verdadero líder no enfrenta al grupo, por el contrario, concilia.

Un verdadero líder tolera.

Un verdadero líder enfrenta las adversidades y las convierte en retos, procura que no se le salgan de las manos; controla sus emociones y no piensa con las tripas.

Un verdadero líder no da excusas, da resultados.

Insisto: Un verdadero líder suma, no resta ni divide. Soluciona, no humilla ni enfrenta. Escucha. Promueve la unidad. Eso es y hace un verdadero líder.

La fuerza de un líder no viene de su título, autoridad o jerarquía organizacional, viene de una habilidad auténtica, innata.

Los parlanchines solo fabrican aduladores para sí.

EN CINCO PALABRAS.- Simplemente no tenemos ningún líder.

PUNTO FINAL.- “Educación es lo que queda después de olvidar lo que se ha aprendido en la escuela”.- Albert Einstein.

Twitter: @Mauri_Zapata

Comentarios