Lo despiden por no matar a unos oseznos

Los animales fueron llevados al Centro de Recuperación de la Isla del Norte, un hospital veterinario, para que fueran resguardados

0
127
Tiempo aproximado de lectura: < 1 minuto

Bryce Casavant, un oficial del Servicio de Conservación de Columbia Británica en Canadá, acudió en 2015 a un llamado para detener a una hembra de oso pardo que había entrado a una casa móvil, por lo que al llegar al lugar y ver al animal no dudó en dispararle, pero después se dio cuenta que no estaba sola, sino que había dos oseznos.

En ese momento recibió la orden de dispararles también, pero se negó a cumplir el pedido que se le hacía.

Los animales fueron llevados al Centro de Recuperación de la Isla del Norte, un hospital veterinario para que fueran resguardados.

Pero la decisión del oficial de no acatar la orden tuvo sus consecuencias y fue despedido.

Cuando la noticia se dio a conocer a varios medios, miles de personas reaccionaron ante el despido del oficial y llenaron de peticiones en línea para pedir su reincorporación al trabajo, pero nada funcionó.

A cinco años de lo sucedido, el Tribunal de Apelación de Columbia Británica retomó el caso de Bryce y dictaminó que su despido debió ser abordado por la Ley de la Policía, ya que en ese momento estaba actuando como un agente provisional especial, por lo que su despido quedó anulado.

Actualmente Bryce labora en el Ministerio de Bosques, donde se encuentra muy bien y no tiene intenciones de regresar a su antiguo puesto.

Por otro lado, los pequeños osos rescatados por el oficial, que tenían cinco meses en ese momento, fueron enviados a la Asociación de Recuperación de Vida Silvestre de la Isla Norte, donde se les brindó atención médica y cuidados hasta que estuvieron listos para ser liberados.

Con información de: milenio.com

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Farsante decía ‘exorcizar’ de coronavirus y muere contagiado