Canibalismo político

0
44
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Melitón Guevara Castillo.-

Si atacas a tu enemigo, debes hacerlo para destruirlo, si únicamente lo hieres, lo lastimas, se puede recuperar e ir por la revancha. Palabras más, palabras menos, es la predica de Nicolás Maquiavelo en El Príncipe. Y la historia del poder, quiérase o no, da evidencias de que es cierta la aseveración. Por algo, cuentan, se debe conocer la historia para no repetir los mismos errores.

Si observamos los hechos, tanto nacionales como estatales, observamos que esa práctica no funciona, precisamente porque quienes son políticos no la observan. No son maquiavélicos, creo ni tan perversos, o malos, para hacer y deshacer, y salir triunfante. Claro, hoy por hoy, quien tiene más poder, y cada día acumula más, que lo concentra, es AMLO.

 

CANIBALISMO EN MORENA

Cuando Yeidckol Polevnsky dejó la dirección nacional de MORENA y que su posición quedara en manos de Alfonso Ramírez Cuellar, su suerte cambió. A partir de ahí inició a saber lo que es amar a Dios en tierra de indios: le llovió, las acusaciones llegaron por obra y gracia del nuevo poder. Y entre una y otras acusaciones la amenazan con que irá a la cárcel.

La cuestión es clara, dejar asentado quien es quien en MORENA. Así, entre acusaciones y defensas, de pronto aparece Ricardo Monreal, anunciando que el cree en la inocencia de Yeidckol. Como que es un mensaje para que, entre los morenistas, lleguen a un acuerdo y dejen de estarse peleando, unos con otros. Es igual como aquel mensaje de la jefa de gobierno, para que le bajaran sus humos Bertha Lujan, Mario Delgado y la misma Yeidckol.

 

PAN: ENTRE ENEMIGOS Y ENEMIGOS

El caso más común de canibalismo político, en este caso, entre el mismo partido también puede verse en Tamaulipas. Aquí la historia es muy evidente: el gobernador Francisco Javier García Cabeza de Vaca es un fiel discípulo de Maquiavelo. Las evidencias las tienen Lety Salazar, de Matamoros; Maki Ortiz de Reynosa y Carlos Canturosas, de Nuevo Laredo.

Lety y Carlos ya mordieron el polvo. Lety está desaparecida en términos políticos en tanto que Carlos exiliado. El mal asunto nació a partir de que le disputaron la candidatura a gobernador a Francisco Javier. Maki también se la disputó, pero como tenía juego en cancha nacional, se la rifó, se replegó a Reynosa y ahí hasta repitió como alcaldesa y ahora, si las encuestas, no mienten, es capaz de dejar a su junior como nuevo alcalde.

 

CANIBALISMO FUTURISTA

El mayor canibalismo se observa en el PAN. Aunque todos saben que la decisión final será de Francisco Javier; unos y otros, en la búsqueda de mejores posiciones políticas, se dan con cubetazos, zancadillas y coscorrones, lo que importa es que unos estén más devaluados al momento de la decisión. Por eso, vaya pues, los rumores, chismes y especulaciones que dañan la imagen… es el fuego amigo, tan frecuente y común en el panismo.

Dentro de MORENA las piezas apenas se están acomodando. Pero, en ese juego, hay una realidad: los morenistas, los que se dicen de hueso colorado, que tienen antigüedad, no tienen capacidad para salir adelante, no prenden; y en venganza, hacen de las suyas contra aquellos que, llegando de otros partidos, tienen ventaja. Por algo, en Victoria, puntean para la alcaldía Lalo Gattas y Felipe Garza Narváez, dos connotados expriistas.

Dentro del PRI no hay canibalismo político. Medio mundo sabe que, vaya pues, el único que tiene asegurada una diputación local es el líder Edgar Melhem. Los otros, los que sean candidatos a la diputación local como a las distintas alcaldías, bien que saben que están perdidos. El PRI, en este momento, no tiene ni presencia como partido, ni con políticos que le lleven votos al mismo. Está muerto.

En el PAN le apuestan a la operación política del gobernador; en MORENA a la popularidad y las jugadas que pueda realizar AMLO; en tanto que, en el PRI, solo se limitan a vivir, a sobrevivir, esperando mejores tiempos.

Comentarios