No se trata solo de pedir

0
53
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Rogelio Rodríguez Mendoza.-

El pasado lunes, durante casi una hora, los diputados que integran las comisiones legislativas de Asuntos Municipales y Recurso Agua del Congreso del Estado debatieron una propuesta del PRI, para hacer un exhorto a los 43 ayuntamientos tamaulipecos para que suspendan el cobro y los cortes del servicio de agua potable mientras dure la emergencia por la pandemia del covid-19.

En el debate participaron al menos siete diputados. Algunos lo hicieron dos veces. Todos expusieron muy buenos argumentos. La coincidencia fue que la condición económica de los ciudadanos es muy precaria y por lo tanto requieren apoyo urgente.

Hubo quienes incluso, como el morenista Eliud Almaguer Aldape, propusieron ampliar la acción legislativa, para extender el llamado a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para que deje de cobrar y evite los cortes de energía eléctrica hasta que se suspenda el estado de emergencia.

Al final, acordaron hacer el llamado solamente a los ayuntamientos por lo que hace al servicio del agua. Con respecto a la CFE, prepararán otra iniciativa por separado.

La iniciativa de punto de acuerdo fue aprobada por el Pleno Legislativo durante la sesión ordinaria programada para este martes.

Sin embargo, la pregunta obligada es la misma de siempre: ¿servirá de algo el exhorto? Por supuesto que no. Y no servirá porque, primero, un punto de acuerdo como el aprobado carece de fuerza legal y, además, los destinatarios, en este caso los ayuntamientos, no están obligados a acatarlo.

Y segundo: ¿Cómo suponen los diputados que las Comisiones Municipales de Agua Potable y Alcantarillado (Comapas) van a seguir prestando el servicio si dejan de cobrar por ello?.

Si de por sí las Comapas están prácticamente en quiebra por la enorme cartera vencida que arrastran, no alcanzo a imaginarme cómo podrían seguir suministrando el agua a los hogares tamaulipecos si no tienen ingresos. No se trata solo de pedir.

Por esa y otras razones hemos insistido mucho aquí que los diputados no deben limitarse a proponer exhortos. Antes de llevar ante el Pleno cualquier iniciativa deben analizar si realmente hay condiciones para que lo que piden se les atienda.

De lo contrario, lo único que hacen es perder el tiempo y derrochar recursos presupuestales.

Insisto: es buena la intención de los priistas. Por supuesto que sería de enorme beneficio que las familias se quitaran de encima, mientras dura la pandemia del covid-19, esa gran carga que representa el servicio de agua potable.

Pero seamos sinceros: es algo irrealizable.

Por cierto, durante el debate en comisiones, la diputada panista Juana Alicia Sánchez Jiménez admitió: “También nosotros como legisladores ya estamos cansados de tantos exhortos”.

Felicitó a los promoventes de la iniciativa, pero les recomendó mejor buscar un diálogo con los responsables de la CFE y Comapas.

 

EL RESTO

ENCAMPAÑADO.- El subsecretario de Bienestar Social, Álvaro Barrientos, anda decidido a aparecer en la boleta electoral del 2021.

El muchacho está trabajando horas extras, hasta los sábados, tocando las puertas de los hogares victorenses para la entrega de despensas por el covid-19.

Sin embargo, en el fondo lo que busca el exdiputado es posicionarse en el ánimo de los capitalinos, con miras a la candidatura por la Alcaldía.

¿Le alcanzará?

Lo cierto es que cualquiera será mejor presidente municipal que Xicoténcatl González Uresti.

PALOMITA PARA SOTO.- Terminó ayer el periodo ordinario de sesiones de la LXIV Legislatura, y hay que reconocer que el panista Arturo Soto Alemán sorprendió a propios y extraños por la excelencia con que dirigió los trabajos del último mes.

Soto hizo una conducción de la Mesa Directiva con propiedad, sin excesos y con tolerancia. Fue con mucho el mejor en esa tarea. Hay que ponerle palomita.

Los diputados regresarán a sus curules hasta el uno de octubre próximo. La Diputación Permanente la presidirá Gerardo Peña Flores.

Así andan las cosas.

[email protected]