De la gloria al infierno

0
112
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Diego López Bernal.-

PRIMER ACTO

Veintidós de enero.- Sale una sonriente GLORIA MOLINA pidiendo a los tamaulipecos no caer en psicosis, ante el posible “caso cero” de coronavirus en México, que se analizaba en Reynosa.

Al detalle. Cerca estamos a punto de cumplir medio año de que el coronavirus asomó sus narices en Tamaulipas. ¿Lo recuerdan? Fue un investigador de origen chino quien regresó de su país con los síntomas del covid-19.

En este entonces el aparato comunicativo del Gobierno del Estado actuó diligentemente, pues la meta era mantener tranquila a la población, evitar la psicosis y decirle al mundo que ya se trabajaba con suficiente tiempo para atacar a la pandemia.

 

SEGUNDO ACTO

Siete de mayo.- Sale una serena Secretaria de Salud para decir que el comportamiento de la pandemia en Tamaulipas es diferente al resto del país, pues lograron evitar una mayor dispersión del virus.

Al detalle. La fecha del 30 de mayo como fin de la cuarentena (para el Gobierno federal) era la inquietud de los tamaulipecos, por lo que MOLINA GAMBOA adelantó en ese entonces que en dos semanas máximo podrían estimar cuándo iniciaría el descenso de casos… Aplanar la curva, pues.

Los datos del día hablaban de una ocupación hospitalaria para calmar a cualquiera, pues solo eran usadas 43 camas de las 530 disponibles (regla de tres simple: 8.11 por ciento). El conteo oficial arrojaba 727 casos y 35 fallecidos. Digerible la información para seguir teniendo los hilos de la agenda comunicativa.

 

TERCER ACTO

Treinta de junio.- Sale una molesta doctora MOLINA cancelando más ruedas de prensa para después reconocer que el coronavirus está casi fuera de control y los hospitales a punto de saturarse, por lo que anuncia medidas desesperadas que hacen parecer a Tamaulipas una sucursal del infierno.

Al detalle. Solamente 54 días después de aquel optimista siete de mayo la situación es totalmente diferente. Poco más de seis mil casos han sido confirmados en esas siete semanas y piquito; también murieron 407 personas por covid-19 en Tamaulipas (a razón de siete cada día, según la calculadora).

Los hospitales están al 65 por ciento de ocupación y la curva de casos nada más no se aplana. Se da marcha atrás a la reactivación económica, generando un gran malestar en todos (literalmente) los sectores de la sociedad, pues al igual que el sistema hospitalario la economía está al borde del colapso (dicho por empresarios de Tamaulipas).

 

¿CÓMO SE LLAMÓ LA OBRA?

“De la Gloria al Infierno”.

Al detalle. La desinformación corre rápidamente por todo Tamaulipas gracias a que las redes sociales “andan sueltas”, es decir, la autoridad parece haber olvidado la responsabilidad de brindar información veraz y oportuna (negando entrevistas sistemáticamente), perdiendo así la voz oficial que los angustiados tamaulipecos necesitan en tiempos de crisis.

Que ardan las “fakes”. ¡Total!

 

A sus órdenes en: [email protected]

Comentarios