Las primeras damas

0
97
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Mauricio Zapata.-

Sigue habiendo comentarios encontrados sobre la postura de Beatriz Gutiérrez Müller en Twitter. Tanto por la respuesta a un usuario como por la posterior disculpa, que careció de verdadera humildad.

Las esposas de los gobernantes siempre han sido el lado amable del sistema político. Desde los tiempos de Margarita Maza, pasando por Carlota y doña Carmen Romero Rubio, hasta Esther Zuno, Martha Sahagún y hoy Beatriz.

En Tamaulipas también tenemos lo nuestro y ha habido de todo.

Cada una le imprimió un sello importante a la política social de sus esposos, siempre guardando las distancias y tratando de no entrometerse en la política, más allá de sus funciones.

Muchos tamaulipecos recuerdan con cariño a doña Bertha del Avellano, por su don de gente y su sencillez en el trato.

Caso contrario con la esposa de Emilio Martínez Manautou, que pasó desapercibida. O bien María Antonieta Morales, por su labor en el rescate de los niños de la calle. O bien, Adriana González y su amor por los adultos mayores.

Pilar de Torre hizo una labor importante con las personas con capacidades diferentes. Incluso Mariana Gómez de García Cabeza de Vaca ha dejado huella en lo que va de la administración.

A nivel nacional, recuerdo a Carmen Romano, toda una diva. En una ocasión hizo una gira de trabajo por Asia promoviendo la cultura mexicana. Mi padre cubrió esa gira por Japón, China, Hong Kong, Indonesia y otros países de la zona. A su regreso bajó del avión “Quetzalcóatl 1” (TP-01) un piano y hasta sus mascotas (dos perros: un chihuahua y un pequinés).

Paloma Cordero fue gris. Cecilia Ocelli hizo un trabajo discreto y jamás se metió en otros asuntos que no fueran el DIF Nacional.

A la esposa de Zedillo nunca le agradó su trabajo e hizo poco, pero igual, se mantuvo de bajo perfil y no se metió en problemas.

Caso contrario con Martha Sahagún, que era una operadora política innata y todas las decisiones gubernamentales pasaban por sus manos. Ella daba el aval, incluso, hasta de las líneas discursivas del presidente Fox.

Margarita Zavala fue también discreta, a pesar de que era una persona muy preparada, sin embargo, nunca la quisieron soltar de más.

Hoy Beatriz Gutiérrez Müller se ha convertido en una defensora de la 4T que ha reaccionado de manera muy visceral en muchos de los casos, sobre todo en redes sociales, y pese a que siempre ha dicho que no participará en la administración federal, lo hace, incluso más que cualquier otro funcionario.

No está ejerciendo su función de esposa alejada, al contrario, es la activista y defensora principal del gobierno y de su esposo. Sin duda, un papel mucho muy diferente al histórico.

EN CINCO PALABRAS.- Imagínenla como aspirante al 2024.

PUNTO FINAL.- “El habla es plata, el silencio es oro”.- Proverbio alemán.

Twitter: @Mauri_Zapata

Comentarios