Disyuntiva tricolor

0
99
Tiempo aproximado de lectura: 4 minutos

José Inés Figueroa Vitela.-

Apenas estaba agarrando vuelo el dirigente estatal priista, EDGARDO MELHEM SALINAS, en su gira estatal para ir madurando las candidaturas del año entrante, cuando la pandemia volvió a imponer el recogimiento.

El fin de semana anunció, a partir de aquello, la suspensión de los eventos públicos, giras y reuniones, de parte de su comité, y el oficio que en el mismo sentido hizo llegar a los comités directivos municipales del partido, para que actúen en consecuencia.

Antes, alcanzó a ver al exdiputado federal ALEJANDRO GUEVARA COBOS, figura preponderante del priismo mantense, como más atrás vio a PALOMA GUILLÉN en Tampico, a BALTAZAR HINOJOSA en Matamoros, a MARIANITA RODRÍGUEZ en Victoria y a OSCAR LUEBBERT en Reynosa.

Con esos que se bajen de la barda, ya tiene un buen trecho recorrido para la elección del año entrante; en el último proceso, su antecesora batalló para conseguir candidatos y aventó a los más “de relleno”, con los resultados conocidos y las consecuencias sufridas hasta ahora.

Si el PRI tamaulipeco esperaba refaccionarse de los buenos oficios de la dirección central, ya puede ir empezando a ver cómo va a rascarse con sus propias uñas y a cuidarse que si no le da, al menos no le quite el alto mando.

El fin de semana también, muy destacados personajes del priismo nacional abrieron el agua, si no reclamándole, advirtiéndole al dirigente, ALITO MORENO CÁRDENAS, que sí sigue adelante en la idea de aliarse con lo más reaccionario de la derecha, no solo acabará con su carrera política, sino que se llevará entre las pautas lo que queda del partido.

“No a la alianza con el PAN”, parecieron decir personajes de la talla del exdirigente nacional y viejo aspirante presidencial MANLIO FABIO BELTRONES y JOSÉ PARCERO LÓPEZ, el exdelegado en Tamaulipas que en la Ciudad de México mantiene cotos de influencia popular.

Un pleito al que no le conviene concurrir al priismo tamaulipeco, en la condición en que se encuentra y frente a la oportunidad de finalmente empezar a remontar la caída precipitada´, en que fue durante los últimos procesos, para pasar del “carro completo” en el dos mil 15, a prácticamente todas perdidas en el dos mil 18, de las elecciones legislativas, federales y locales.

Desde fuera, la única opción de recuperación del PRI, parecía ser la misma que él concedió a otros partidos, cuando ejerció el poder: ir de comparsa y negociar el mayor número de espacios dables entre los negociadores.

Pero frente al desdén morenista y a las miserias panistas, que no acaban de cobrar viejas afrentas o sanar traumas infantiles, la mejor salida para el PRI ahora parece ser el pertrecharse con los activos propios, animando cuadros capitalizando coyunturas, y afrontando la agenda como lo que es ahora: minoría opositora.

En las proyecciones de una alianza, en el mejor de los términos, se dibujaba una coalición de la que les concedieran entre el 6 y el 8 por ciento de los votos, para asegurar dos escaños plurinominales en la siguiente legislatura.

Solos, multiplicarían tal expectativa, piensan muchos, y si los viejones que hicieron fama y fortuna a la sombra del PRI le regresan algo de lo tanto cosechado, no resulta tan sombrío el horizonte.

¿Lo logrará EDGARDO?… Veremos y diremos.

La suspensión de las actividades comerciales y la restricción a la circulación de personas en horas de la noche, aplicadas durante el fin de semana, deberá aplanar la curva de contagios de coronavirus que ya se había desbordado en la entidad.

El rompimiento de los puentes de comunicación entre el orden institucional y la población es el principal factor que incide en este y otros problemas en ciernes del estado, concluimos, en la tradicional mesa de los viernes, dentro del noticiero de ORT, conducido por CLAUDIA VÁZQUEZ.

Las cifras desbordadas, por encima de los 300 nuevos casos diarios, con una curva sostenida creciente las últimas semanas, se ha venido a alimentar de manera especial, con los casos de Reynosa, que en la primera mitad de la pandemia –en lo que va de avance–, se catalogó como de baja incidencia, ante la incredulidad ciudadana.

De prácticamente no pintar en la estadística estatal, en las últimas tres semanas Reynosa ha pasado de 344, a 570 y 601 contagios, conteniendo el 26.8, el 34.8 y el 30.14 por ciento –la tercera parte- del total de los casos en la entidad.

Las defunciones se multiplican más, al haberse reportado hasta el fin de semana allá 190, más del doble del segundo lugar que es Matamoros con 92 y casi el cuádruple de la cuarta posición, Nuevo Laredo con 56 muertes contabilizadas al sábado.

Pero la Secretaria de Salud, GLORIA MOLINA GAMBOA, sigue apostándole al diálogo de sordos, en las redes sociales, donde vierte comunicados mochos, sin contestar las interrogantes de los ciudadanos, menos de los medios de comunicación, abonando a la desinformación propagadora del virus.

Hay quienes celebran –como los que condenan– las medidas “drásticas” aplicadas por el gobierno, regresando al cierre de comercios e inhibiendo la circulación nocturna de los ciudadanos, en un tácito toque de queda.

La cuestión es que lo apremiante, es el convencimiento a los ciudadanos, para que se cuiden y aporten a la solución del problema pandémico, para lo cual, el orden institucional está urgido de recuperar los niveles de confianza, derrochados en los monólogos, donde el que habla no escucha y se rompen los puentes de comunicación.

Mandar los mensajes a México, donde desconocen la realidad doméstica, para que de allá reboten, igual está sonando hueco, infructuoso, contraproducente.

En el orden electoral, la resolución del Consejo General del IETAM, sobre el caso del diputado local morenista, RIGOBERTO RAMOS ORDOÑEZ, resultó en otra sentencia salomónica.

No procedió el reclamo enderezado por la representación panista, pidiendo sanciones más elevadas, pero tampoco dieron procedencia a la impugnación presentada por el justiciable, por la sanción impuesta, que dijo, no fue equiparable, en la actitud del instituto, respecto de otras acusaciones por motivos similares.

En su caso, procede “bajar” los espectaculares donde promovía su gestión legislativa y que causó escozor entre los panistas, que se sienten desplazados por este, respecto de la lucha, camino de la sucesión municipal reynosense.

No es el único que anda en esos menesteres, pero es el que más ruido ha hecho en la contra, ahí y en otras municipalidades del Estado.

Desde Nuevo Laredo, el alcalde ENRIQUE RIVAS CUELLAR siguió promoviendo entre su pueblo, las medidas para acotar la propagación de la pandemia, insistiendo que los tantos apoyos llevados a los sectores populares y productivos es para que se cuiden, y cuiden el entorno.

También mandó un mensaje de solidaridad y aprecio para el gobernador FRANCISCO GARCÍA CABEZA DE VACA, quien se reporta convaleciente del coronavirus, atendiendo sus responsabilidades institucionales desde casa.

Dos enfermeras de Matamoros, en un video, también le mandaron buenos deseos de pronta recuperación.

Comentarios