Se recrudece la guerra entre el JR y la delegada del IMSS

0
220
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Fernando Acuña Piñeiro.-

A raíz de que le fueron extirpados dos de sus principales amigos, en el tema de la compra de medicamentos, en la Delegación IMSS Tamaulipas, Marcelo Sierra y el exencargado de Servicios administrativos, Juan Manuel Gochicoa Gutiérrez (este último exhibido en sus maniobras y corruptelas, en la grabación de una conversación telefónica), el súper delegado de la política social obradorista, José Ramón Gómez Leal, anda muy inquieto y desesperado.

Se sabe de buena fuente que son constantes los viajes de Gómez Leal a las oficinas centrales del IMSS, en la capital del país, donde suele despotricar contra la actual delegada en Tamaulipas, Velia Patricia Silva Delfín, a quien pretende enlodar en conjuras y chismes de toda especie.

El JR está utilizando a dos influyentes contactos en el IMSS nacional, cuyos nombres damos a conocer párrafos más adelante. Ante ellos está planteando dos exigencias, o dos favores, que de hacerse realidad le darían toda la manga ancha para cometer todo tipo de irregularidades.

La primera demanda, obvio, es la salida de la actual Delegada. Y en segundo término, el JR está demandando que se promocione a su cercano amigo e incondicional Fernando López Gómez, quien al salir del IMSS Tamaulipas fue arropado en el IMSS Coahuila, y actualmente lo sigue manteniendo en una burbuja de privilegios, en el IMSS del estado de Hidalgo. O sea que, por lo que se observa, JR tiene bien apapachado, política y administrativamente hablando, a su protegido.

Pero el JR no se resigna a que López Gómez esté lejos de casa (Tamaulipas), y está gestionando para que regrese al IMSS tamaulipeco. Solo que hasta ahora no lo ha logrado. Por cierto, nos enteramos que López Gómez cuenta con dos equipados gimnasios en el estado. Habría que investigar si son recientes, o sea producto de los jugosos puestos, donde lo ha colocado su jefe, el JR.

Mientras tanto, la nueva delegada, Silva Delfín, se ha conducido hasta ahora con suma rectitud en el desempeño de sus funciones, atendiendo al pie de la letra las instrucciones de su jefe, el director general de la institución, Zoé Alejandro Robledo Aburto.

Una posible explicación de que las grillas del JR contra la responsable del IMSS tamaulipeco han subido de tono, podemos encontrarla en que se ha puesto de manifiesto una excelente relación del senador Américo Villarreal Anaya con la titular de la mencionada institución de salud.

Para efecto de lectura político, esto se traduce en que el senador Américo le está ganando la batalla en el campo de la salud a su adversario, el JR. Américo ya tiene un amplio abanico de movilidad en materia de gestión, en las dos principales instituciones de la salud en la entidad: el ISSSTE y el IMSS. O se que esto ha sido un terrible golpe para el ego del JR, quien se llegó a sentir todopoderoso.

Se sabe que son constantes las visitas del actual senador de la República a la Delegación IMSS, con el propósito de hacer entrega de material para prevenir el COVID-19. Todo dentro de un marco de cooperación y apoyo para el personal médico de los hospitales IMSS en la entidad.

Sin embargo, dicha circunstancia ha desatado los celos políticos del JR, que de esta manera ha encontrado un nuevo motivo para renovar sus ataques grillescos contra la Delegada. Solo que en este caso el JR no se está enfrentando a figuras menores, a los cuales estaba acostumbrado a someter, exigiendo su renuncia, desde los altos niveles de la administración federal.

Sin embargo, la delegada Silva Delfín se sabe defender, y ha integrado ya un grueso expediente en contra de los excesos que se cometieron en la institución durante la estancia del director Fernando  López Gómez, incondicional del JR.

La guerra entre ambos se encuentra en toda su plenitud. Uno de los padrinos de los cuales el JR está echando mano en las oficinas centrales del IMSS, es nada menos que Javier Guerrero, titular administrativo del IMSS nacional, quien al parecer se ha convertido en el paño de lágrimas del JR. Y a quien el tamaulipeco le exige que interceda ante Zoé Robledo.

Otro de los poderosos contactos del JR en el IMSS nacional, a través del cual pretende José Ramón moverle el tapete a quien él considera su adversaria, es David Razu Aznar, director de Vinculación Institucional  y Evaluación de Delegaciones del IMSS, este último es gente cercana al coordinador de Programas para el Desarrollo, Gabriel García, la poderosa cabeza del equipo político, al que pertenece JR.

O sea que el director general del IMSS, Zoé Robledo, deberá tener mucho cuidado para que no le grillen a su Delegada en Tamaulipas, una dama cuyo único pecado ha sido el de cumplir con la encomienda que le dieron, en el sentido de manejar con estricta honestidad la administración del IMSS en nuestro estado.

Comentarios