Urge frenar el desastre

0
54
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Rogelio Rodríguez Mendoza.-

LO DICHO: Los agricultores de Tamaulipas cerrarán, oootra vez, la carretera que conduce de Río Bravo a Reynosa, a la altura de la brecha 120.

El reclamo es el mismo que han venido haciendo durante las últimas semanas. Quieren que el Gobierno federal cumpla con el compromiso asumido hace 15 meses, de garantizar un precio de tres mil 735 pesos para la tonelada de sorgo.

Desde las ocho horas de este miércoles, los productores iniciarán caravanas desde distintos puntos fronterizos, para concurrir en lo que fueron las oficinas de Aserca, la instancia del Gobierno federal que se encargaba de la comercialización agropecuaria.

Van por una respuesta. Se entrevistarán con el Secretario General de Gobierno, César Verástegui Ostos, debido a que es el Gobierno del Estado el que ha venido fungiendo como gestor ante la Federación.

Aquí hemos insistido en el tema: los productores tamaulipecos están desesperados, porque de no haber un precio de garantía para su cosecha, las pérdidas serán millonarias.

“Si no nos garantizan un precio de 3,735 pesos por tonelada no vamos a recuperar ni el costo de producción”, advirtió un dirigente campesino.

En esas condiciones, la desesperación de los agricultores por la cerrazón de la Federación, podría generar escenarios de violencia. Más valdría que desde las instancias de Gobierno tomaran sus precauciones.

NECIO, NECIO.- Al diputado reynosense, Rigoberto Ramos Ordoñez, no le intimida el covid-19, ni le preocupa el riesgo de contagio al que expone a los ciudadanos a quienes les anda tocando la puerta para ganarse su simpatía, con miras a la elección del 2021.

En días recientes, el multimillonario (así lo presume él) morenista se dedicó a recorrer algunas colonias de Reynosa, para regalar gas butano a familias de escasos recursos.

El diputado local asegura que su única intención es ayudar a los más necesitados, pero la realidad es que anda sembrando con la intención de cosechar votos en la elección venidera, en la que buscará competir por la silla que ahora ocupa Maki Esther Ortiz Domínguez.

Ramos, a quienes sus compañeros de legislatura han bautizado como “Ricky Ricon”, sostiene que ya tiene la candidatura en su bolsa.

En público y privado asegura que será el próximo Alcalde de ese municipio fronterizo. Su principal fortaleza es el dinero. “Dinero es lo que sobra”, insiste con necedad.

El problema para el legislador de Morena es que panistas y priistas no se van a quedar cruzados de brazos. Nos dicen que ya le tienen preparado un obús que podría echarle abajo, desde ahora, su proyecto político.

LAS DEFICIENCIAS en el sistema hospitalario de Tamaulipas son preocupantes.

Aquí hemos denunciado el hecho con insistencia. En su momento advertimos que los Hospitales Covid-19 habilitados recientemente muestran graves deficiencias, lo que mantiene inoperantes a varios.

El mismo personal médico se ha encargado de reportar los hechos. Sin embargo, de poco o nada ha servido.

Por esa razón no hay de qué asombrarse por la denuncia realizada ayer por personal del Hospital General de Reynosa.

Médicos y enfermeras realizaron un plantón para denunciar las deprimentes y riesgosas condiciones en que laboran.

Narraron que hay amontonamiento de cadáveres de personas fallecidas por covid-19 y carecen de los insumos más elementales para poder realizar su trabajo, lo cual ha ocasionado el contagio de al menos 50 compañeros.

“La pestilencia es insoportable”, advirtió una doctora.

Ante tales hechos, es urgente que los tres órdenes de Gobierno dejen de lado sus diferencias para diseñar una estrategia que permita frenar el desastre que se avecina.

ASI ANDAN LAS COSAS.

[email protected]