Lo que se dice…

0
151
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Mauricio Zapata.-

PRIMER TIEMPO.- La gira del presidente López Obrador a Estados Unidos fue buena a secas. Ni fue un fracaso, como señalan los adversarios del mandatario, ni tampoco fue un “rotundo éxito histórico”, como exageran los seguidores del tabasqueño.

Fue una visita de cortesía y nada más. No será México otro después de esta gira. Tampoco vendrá una etapa de progreso, inversión y desarrollo. En una de esas, mañana se levanta Trump de malas y mientras se sienta en la taza del baño, puede tuitear cualquier tontería que echa abajo todo.

Lo cierto es que fue una gira como cualquier otra de otro sexenio. Sin pena ni gloria.

MEDIO TIEMPO.- El alcalde de Río Bravo, Carlos Ulivarri, se contagió de covid-19. Fue su madre quien lo informó a través de las redes sociales. Después se supo que su estado de salud era malo, no está grave (aún), sin embargo, el pronóstico no era muy halagador que digamos.

El edil tuvo que ser trasladado junto con su esposa a una clínica de Monterrey para ser atendidos, ya que ni en Reynosa ni en Matamoros hay espacio para más pacientes con coronavirus.

SEGUNDO TIEMPO.- El covid-19 ya rebasó a las autoridades de salud de Tamaulipas. En la frontera el sistema está colapsado, y si a eso le añadimos que el personal médico no tiene insumos para trabajar, pues la situación ya se les está saliendo de control.

En Tampico también están a punto del colapso. Cada vez hay más casos y menos espacios en los hospitales. No se sabe qué función están haciendo las clínicas nuevas construidas para atender a los pacientes de este virus, pero se supone que era, precisamente, para evitar el colapso.

La dependencia aseguró en un alegre comunicado que los hospitales están a un 50 por ciento, pero los hechos, sobre todo en la frontera, dicen todo lo contrario. Así que lo mejor es no depender de las autoridades, que ya vimos que no están pudiendo, mejor quédense en su casa y eviten contagiarse.

TIEMPOS EXTRAS.- La Canaco dijo que abrirán negocios este fin de semana. Serán comercios como joyerías, tiendas de ropa, papelerías y demás no esenciales. Pero cerrarán los que sí son esenciales, como tiendas de autoservicio, de conveniencia y de abarrotes, entre otros.

La verdad, sigo sin entender el criterio del Gobierno para tomar este tipo de decisiones, en donde dejan sin que la gente se pueda surtir de lo indispensable. ¿Qué les costaba dejar abrir a esos rubros también? No les digo, hombre.

PENALES.- Las autoridades federales de Tamaulipas pecan de soberbia. Ese mal lo contrajeron allá en Palacio Nacional. No les gusta que nadie les proteste, y a pesar de haber ocasionado un caos, no hubo funcionario alguno del gobierno mexicano que atendiera a los campesinos inconformes. No puede ser que un grupo de personas anuncien una protesta de ese tamaño, que la hagan y un día después sigan sin hacerles caso. Debieron haberlo previsto y trabajado desde antes de la manifestación. Pero la arrogancia los ciega.

EN CINCO PALABRAS.- Habrá otro fin de caos.

PUNTO FINAL.- “Un banquero es un señor que nos presta un paraguas cuando hace sol y nos lo exige cuando empieza a llover”: Mark Twain.

Twitter: @Mauri_Zapata

Comentarios